Raspberry Pi junto a Magic MouseEl poder disponer hoy en día de mini-ordenadores como las Raspberrys, de bajo consumo y a un precio ridículo, es de lo mejor que le puede pasar a cualquier aficionado a la informática. Vale… hay que dedicarle algo de tiempo a aprender el uso de estas máquinas, pero para cualquier persona acostumbrada a cacharrear con aparatos no debería ser un gran quebradero de cabeza.

En este artículo os voy a contar el uso que le doy yo a mis dos Raspberrys, por si alguno de vosotros se atreve a realizar algo similar, o está pensando cómo aprovechar alguna que tenga perdida por un cajón. No se trata de un tutorial ni mucho menos (si interesa publicaré algún tutorial de cómo hacer todo esto en alguna otra entrada), sinó una guía para poder exprimir estos aparatos dándoles varios usos simultáneamente. Y ya os aviso que cada una de mis raspberrys hacen en mi casa un montón de cosas a la vez, por lo que vosotros también podéis hacer que la misma raspberry realice simultáneamente varios de estos puntos.

1) Servidor web: Raspbian sin entorno gráfico con  apache-php-mysql

Página web cargada desde raspberry piComo os he dicho antes las Raspberrys destacan por su bajísimo consumo energético. Por tanto si tenemos una raspberry encendida las 24 horas del día todos los días de la semana apenas se notará en el consumo eléctrico. Esto la hace ideal para montarse un pequeño servidor de páginas web, siempre y cuando no vayáis a tener muchísimo tráfico, pero… hablemos en serio: ¿De verdad que pretendes que me crea que tienes cientos de miles de visitas al día en tu blog personal? Si es así a lo mejor tienes que plantearte otra cosa, pero para páginas medianas con un rango de visitas de unas pocas miles al día una raspberry va más que sobrada. De hecho este humilde blog está colgado en una raspberry (sí… la página que estás viendo te la acaba de enviar una raspberry que está sobre mi escritorio). Y por supuesto podéis tener colgadas a la vez varias páginas con dominios diferentes en la misma raspberry. En mi caso, en la misma raspberry tengo tambien colgada una pequeña web curricular: https://matas.com.es

En todo caso os doy unos consejos si os animáis a montar vuestro propio servidor web:

  • No lo montéis sobre la tarjeta SD de la raspberry. Va a haber tráfico leyendo y escribiendo en la tarjeta todo el rato, y eso va a estropearla, no lo dudes. Yo lo he aprendido a la cuarta tarjeta estropeada. Usad un disco duro conectado por USB como disco principal.
  • Actualizaciones frecuentes: este será un equipo expuesto a internet, así que programad actualizaciones para que se realicen con una frecuencia suficiente.
  • Usad la versión 7 de PHP.  El renidimiento que consigue lo váis a agradecer.
  • Si no tenéis un dominio comprado y lo que queréis es hacer un blog o proyecto personal en el que os queréis gastar el mínimo dinero posible, podéis tener un subdominio gratuíto en http://www.dnsexit.com (con una herramienta para actualizar la ip, por si no tienes ip fija). Si queréis un dominio de verdad (de pago), por tres euros al año podéis tener un dominio .com.es en dondominio, y además este hosting te proporciona también una herramienta para actualizar la IP variable de tu conexión a internet, de forma que el dominio siempre apunte a tu ip aunque ésta varíe.
  • ¿Apache o nginx? ¿MySQL o MaríaDB? Pues eso ya es cuestión de gustos. Yo siempre he trabajado con Apache y MySQL y la verdad es que la típica configuración LAMP funciona bien en una raspberry, aunque es de suponer que nginx haga la carga algo más rápida.
  • ¿Y el certificado para las páginas con https? Tampoco hay problema. Let’s Encrypt nos proporciona un certificado válido durante 3 meses y nos proporciona un script para que se autoactualice antes de vencer, así que podremos tener un certificado válido para toda la vida y gratis.

2) Servidor de correo: iRedMail

RoundCube cargado desde raspberry piYa que tenemos un servidor web… ¿Por qué no hacer que la raspberry sea nuestro propio servidor de correo electrónico y no tener que depender de gmail? Podremos tener todas las direcciones de correo que queramos dentro de nuestro propio dominio y con espacio “ilimitado” (más bien, limitado únicamente por la capacidad de almacenamiento de nuestro disco duro). Si tenéis dudas acerca de si el servidor web y el de correo funcionarán lo suficientemente rápido en la misma raspberry, deciros que la raspberry que hace funcionar este blog también hace funcionar un servidor de correo, por lo que os confirmo que ni se despeina.

Configurar un servidor de correo se puede complicar un poco más que configurar un servidor web. Si no os queréis complicar en la instalación, podéis usar iRedMail. Es poco más que descargar e instalar. Os instalará todo lo relativo al servidor de correo, además de un sistema antispam, antivirus, Roundcube para ver el correo por webmail (por supuesto lo podemos usar también a través de pop, smtp e imap) y un panel de control para gestionar vuestras cuentas de forma más sencilla. El día que porten “mail-in-a-box” a procesadores ARM podremos hacer una fiesta (para mi el servidor de correo gratuíto más sencillo de instalar), pero como sólo funciona en procesadores X86, la solución más sencilla hoy por hoy para instalar un servidor de correo en una Raspberry es iRedMail sin ninguna duda.

Por cierto… supongo que no tenéis ip fija en vuestra casa. Si instaláis iRedMail e intentais enviar correos mediante una dirección IP dinámica, el correo va a quedar bloqueado en destino (por políticas anti-spam que suelen tener los servidores de correo). Ese problema es solventable normalmente realizando un relay al servidor de correo saliente de vuestro proveedor de internet (configuramos el servidor de correo saliente nuestro para que los mails los envíe por el servidor de nuestro proveedor de internet). Yo los envío por medio del servidor de mundo-r (que es mi proveedor de internet) y sin problemas desde hace un año. El correo que envío no se detecta nunca como SPAM y siempre llega a destino. Y por supuesto el correo entrante también llega puntual. Todo ventajas.

3) Servidor de archivos en la nube: Nextcloud

Nextcloud cargado desde Raspberry piTal vez tengáis problemas de espacio en vuestras cuentas de Dropbox, Google Drive, iCloud o similares y no queráis haceros una cuenta de pago en ninguno de estos servicios. O tal vez queráis tener una nube compartida entre varios compañeros de clase, trabajo o amigos con la que poder intercambiar ficheros al instante. O simplemente no queréis que lo que subáis a una de estas nubes lo puedan leer la NSA o el FBI y ser completamente propietarios de vuestros propios datos. En cualquiera de estos casos Nextcloud es una solución ideal. Tendréis una nube completa al estilo de Dropbox pero a lo grande, con multitud de opciones de compartición y trabajo colaborativo y con tanto espacio como espacio en disco dispongáis (si le enchufáis un disco grande a la Raspberry todo ese espacio será vuestro para toda la vida sin pagos anuales ni historias raras). Si habéis hecho el punto 1 ya tenéis medio sistema montado, porque esto puede usarse también en la misma Raspberry en la que se montaron las dos primeras ideas. Igualmente os digo que la Raspberry que carga este blog, tiene montado un servidor de Nextcloud y va perfecto. Unas cuantas notas sobre este sistema:

  • Si lo que queréis es usar únicamente Nextcloud en la Raspberry, existe una distribución de Linux llamada Nextcloud Pi con todo preinstalado para que casi cualquier “manazas” pueda hacerla funcionar sin demasiadas complicaciones. No tendréis servidor de correo, pero toda la configuración para instalar NextCloud ya viene hecha por defecto, certificados de seguridad incluídos.
  • Nextcloud es un sistema modular, por lo que puedes instalarle dentro aplicaciones que hagan otras cosas además de gestionar tus archivos. Por ejemplo, si instalas la aplicación de contactos y la de calendario, ya puedes prescindir de esos servicios en la nube de tu proveedor (Apple, Google o quién sea). Además tienes multitud de aplicaciones que puedes instalar para todo tipo de necesidades, y todas gratis.

Estas tres primeras opciones, como os he dicho, las tengo montadas a la vez en la Raspberry que tengo siempre conectada en mi escritorio. Podéis ver estadísticas de la misma (por si tenéis dudas de cómo se puede comportar) en esta página.

Por cierto… es importante que una Raspberry que esté funcionando todo el día esté bien ventilada. Os recomiendo ponerle una caja con ventilador incorporado de este estilo.

Caja ventilada de Raspberry

Bueno… de este estilo pero con menos polvo, claro

Por cierto… el ventilador que le puse hacía un poco de ruido de más, así que tuve que añadirle un potenciómetro para bajarle las revoluciones más o menos a la mitad. En todo caso si os fijáis en las estadísticas (desplegad en “graph” y poned “temperature”), la velocidad del ventilador es más que suficiente para que rara vez supere los 40 grados (que es una temperatura muy baja para una raspberry).

Todo lo que vimos hasta ahora está instalado bajo Raspbian en una única Raspberry Pi. De hecho esa raspberry no está conectada a ningún monitor ni a ningún teclado. Simplemente la tengo enchufada a la corriente (mediante un cargador de móvil), al router mediante un cable RJ45 y al disco duro externo.

Pero en mi casa tengo otra raspberry dedicada al entretenimiento, que se trata de esta:

RaspBerry pi 2

Raspberry Pi 2 con cable HDMI, adaptador de corriente, mando para juegos inalámbrico (comprado en el chino de mi barrio), teclado con trackpad inalámbrico y adaptador wifi

Esa raspberry la conecto a la TV y en ella tengo varios sistemas operativos instalados a la vez en la misma tarjeta SD. Al encenderla elijo qué sistema arranca mediante este menú desplegable.

Menú de inicio de Noobs

Vamos a ver cada uno de los sistemas operativos que arranca ese menú y qué consigo hacer con cada uno de ellos.

4) Ordenador para la televisión principal de la vivienda: Raspbian normal

Raspberry corriendo RaspbianCon una tarjeta con el sistema Raspbian podemos usar la raspberry como si fuera un ordenador normal que corre linux. Vale… no es un equipo potente, pero nos va a permitir navegar sin problemas y ejecutar algún que otro programa, como el paquete ofimático libreoffice. Esto es muy del interés de cualquier estudiante. Por ejemplo si se estropea el ordeandor de tu casa puedes resolver la papeleta usando la raspberry mientras se arregla el ordenador principal.

5) Cliente multimedia de Plex: RasPlex

RasPlex en una Raspberry Pi¿Apple tv? ¿Chromecast? Una raspberry puede hacer muchas de las principales funciones de estos aparatos. Usando Rasplex podemos reproducir en nuestra Raspberry todo el contenido multimedia que tengamos en nuestro ordenador principal (por ejemplo reproducir en el salón el contenido multimedia que está en el ordenador de otra habitación). La instalación es sencilla y conectarlo con nuestro “servidor” de plex también. Además podemos llevar la raspberry fuera de nuestra red doméstica (a otro domicilio) y reproducir contenido de nuestro ordenador a través de internet. Una verdadera joya de sistema.

6) Otro cliente multimedia: LibreElec

Raspberry corriendo LibreElec - PlexOtra opción es instalar en la tarjeta el sistema operativo “LibreElec“. Es un sistema que nos permite arrancar una versión de Kodi, que se trata de otro reproductor multimedia muy famoso en entornos windows. Si bien Plex tiene un interface limpio y cuidado y nos permite reproducir de forma elegante contenido almacenado en otro ordenador, el punto fuerte de kodi es la disponibilidad de numerosos plugins que nos permitirán reproducir contenido de diversas fuentes (contenido en la SD de la raspberry o en una unidad usb, stream de cadenas de televisión, páginas web y mucho más). Vale… no es tan “bonito” como plex, pero tiene muchos otros puntos fuertes.

7) Consola de videojuegos antiguos: Recalbox.

Recalbox en una Raspberry PiSi ya peinas alguna cana seguro que te acuerdas de las consolas de videojuegos de los 80 y 90. Recalbox es un sistema operativo que te permitirá jugar a muchísimos juegos de consolas “Retro”, como la SuperNintendo o la Sega Megadrive. También te permite emular microordenadores como los MSX y jugar a sus juegos. Existe otro sistema operativo que permite hacer algo muy similar llamado “Retropie“. Elegir uno u otro es cuestion de gustos. A mi me da la impresión de que los juegos corren mejor bajo Recalbox, pero ya digo… para gustos colores. En todo caso es un lujo que en algo tan pequeño y supuestamente con tan poca potencia se pueda disfrutar de nuevo con esos juegos.

Así que como véis, en la segunda raspberry tengo instalados a la vez cuatro sistemas operativos: Raspbian, LibreElec, Plex y Recalbox. Cuando la arranco debo elegir cuál quiero que se ejecute.

Hay un montón de usos a mayores para aprovechar estos aparatos. Uno que tengo ganas de probar y que aún no lo he hecho por falta de tiempo es “pi hole“, que conectando una raspberry al router de casa te permite filtrar toda la publicidad de internet en todos los dispositivos de la casa a la vez. También tengo muchas ganas de cacharrear con RasPBX (Algo así como una centralita para hacer llamadas a través de voz por IP). En todo caso hay multitud de usos diferentes para estos aparatos. ¿Qué has hecho tú con tu raspberry hasta ahora? Déjanoslo en los comentarios.

Share