En anteriores tutoriales hemos aprendido cómo instalar un sistema operativo ligero en nuestra Raspberry, hemos instalado Pi-hole para quitar la publicidad cuando navegamos desde nuestros dispositivos y hemos instalado PiVPN para conectarnos a nuestra red desde fuera de casa y quitar la publicidad de nuestros móviles sin conectarnos al wifi. Hoy vamos a aprender a instalar aMule en nuestra Raspberry en un tutorial orientado de nuevo a gente que se está iniciando en el uso del terminal. Este software es muy similar al archiconocido «eMule». Se trata de un software libre que nos permite compartir archivos de cualquier temática mediante internet con todo el mundo (tecnología P2P o «peer-to-peer»). El software deja esos archivos a «libre disposición» para que se los descargue quien quiera, y evidentemente nos permite descargar archivos que tengan otros usuarios.

Por cierto… seguro que te estarás preguntando: ¿será la Raspberry lo suficientemente potente como para correr el pi hole que hemos instalado, el PiVPN y aMule a la vez? Pues la respuesta es un rotundo (Siempre que la configuremos correctamente, por supuesto). Es más… en futuros tutoriales instalaremos unas cuantas cosas más en el mismo equipo, puesto que para tu información, la raspberry aún con todo esto va a estar muy muy ociosa.

¿Y por qué instalar aMule en la raspberry si funciona genial en el ordenador? Pues hay muchos motivos. El consumo eléctrico de tu ordenador es muchísimo mayor que el de una Raspberry (pero mucho mucho mayor), por lo que usándolo en la Raspberry en lugar de en el ordenador vas a ahorrar en electricidad. La raspberry además es completamente silenciosa. Una raspberry no necesita ni un solo ventilador para estar descargando cosas del aMule a todo trapo, por lo que puedes dejarla encendida en la misma habitación en la que vas a dormir y no te molestará en absoluto. Y total como ya la vamos a tener encendida todo el día por la instalación que hemos hecho de Pi-Hole, vas a tener un amule encendido las 24 horas al día todos los días de la semana descargando cosas. Si hay un archivo que lleve mucho tiempo descargar, te va a dar igual. Acabará descargándose porque no vas a parar nunca las descargas.

Además, imagínate que estás en casa de un amigo o en un sitio con una wifi pública y de repente te acuerdas que te tienes que bajar algo del aMule. Si has hecho los tutoriales anteriores, podrías acceder por VPN a tu red. Una vez dentro, abrir el amule (con la misma interfaz que si estuviera instalado de forma local), bajar lo que necesites y al apagar el «cliente» de amule de tu ordenador, el amule real (que estará en la raspberry) seguirá haciendo el trabajo en tu casa. Al llegar a casa puede que eso que querías bajar ya esté disponible en tu raspberry. El secreto es que no lo estás ejecutando desde la misma red en la que te encuentras, si no que siempre lo estás ejecutando en tu casa, en la rasbperry, y sólo accedes a su interface desde otros ordenadores (puedes saltarte de esta forma filtrados en WiFis ajenas y usar un amule desde una biblioteca o desde tu facultad, por ejemplo).

Por cierto… ¿Te digo un pequeño secreto a gritos acerca de los programas de descargas? Acaban estropeando el disco duro en el que operan debido a la escritura y lectura contínuas. Yo lo tengo más que comprobado, y evidentemente no es lo mismo tener que cambiar una tarjeta SD que suelen tener un precio ridículo y en la que no vas a almacenar información excesivamente importante que el disco duro de tu ordenador, que además de ser más caro puede que tenga información que no puedas volver a recuperar.

1) Requisitos para la instalación y funcionamiento.

  • Tener una raspberry conectada a internet con Raspbian Lite instalado. En este tutorial tienes instrucciones de cómo realizar la instalación del sistema operativo.
  • Sería ideal que la tarjeta SD en la que está el sistema operativo fuese grande. Lo ideal sería que fuese de 32 o 64 GB. Hoy en día no tienen un precio elevado y una tarjeta grande va a permitirnos almacenar más cosas y de forma más segura. Por un lado, al tener más espacio dónde escribir, es un poco menos probable que la tarjeta se estropee debido al trabajo que le vamos a mandar hacer. Por otra parte, si tenemos mucho espacio disponible (64 GB para una Raspberry es mucho espacio) podremos bajar cosas más grandes o muchas cosas a la vez. Por tanto en este caso el tamaño sí que importa.

2) Instalamos Amule y Amule daemon.

Vamos a irnos al terminal de la raspberry. Si habéis seguido la primera parte del tutorial y vuestra raspberry no está conectada a ningún monitor (que es lo que recomiendo), ya sabéis que podemos conectanos por medio de Putty (Windows) o de un terminal desde otro equipo (Mac y Linux). Una vez dentro del terminal tecleamos el siguiente comando para instalar todo lo necesario.

sudo apt-get install amule amule-daemon

Y aquí que nadie se me asuste. Aparecerá en pantalla un texto muy extenso diciendo que para instalar esos dos programas tendrá que instalar también muchísimas otras «dependencias» (en linux hay paquetes que dependen de que otros estén instalados y a veces, como en este caso, para instalar una cosa hay que instalar 40 a mayores). Es completamente normal, dado que estamos instalando este programa en un sistema «Raspbian Lite», en el que sólo está instalado lo mínimo imprescindible para funcionar. Así que le vamos a escribir al final del todo una «S» para confirmar que se instalarán todos los paquetes y le daremos a «enter».

Después de una larga instalación tendremos por fin instalados todos los paquetes necesarios.

3) Añadimos un nuevo usuario específico para aMule

Después de hacer la instalación necesitamos crear un usuario que tenga los permisos necesarios para poder ejecutar aMule, así que vamos a crear un usuario que se llamará «amule» (qué originales que somos) con el siguiente comando.

sudo adduser amule

Nada más pulsar «enter» se nos preguntarán estas cosas.

  • Introduzca la nueva contraseña de UNIX: le ponemos una contraseña al usuario. Recordad que debería ser distinta a la de vuestro usuario normal (por favor, usad siempre contraseñas seguras y distintas para cualquier cosa que hagáis).
  • Vuelva a escribir la nueva contraseña de UNIX: Repetimos la contraseña
  • Nombre completo: amule (para qué matarnos)
  • Número de habitación: ¿Cómorrrl? Dejadlo en blanco
  • Teléfono del trabajo: Estoooo.. también dejadlo en blanco
  • Teléfono de casa: Es que no sé el número de la casa de aMule… así que dejadlo también en blanco
  • Otro: No hay otro. Dejadlo en blanco.
  • Es correcta la información: Pulsamos «s» y enter.
Nota mental. La próxima vez que vea a aMule tengo que preguntarle el número de teléfono de su casa… y el de su trabajo. Pero sobre todo, el número de su habitación. Hmmmmm…

4) Configuramos el servicio de aMule

Con los datos del usuario que hemos creado, vamos a configurar el servicio de aMule (os recuerdo que en GNU/Linux lo que en windows llamamos «servicios» aquí se llaman «daemons» o «demonios).

Lo primero será irnos a la carpeta «etc» que es donde se encuentran la mayoría de las configuraciones de los distintos programas de la raspberry, tecleando lo siguiente:

cd /etc

Dentro de esa carpeta nos vamos a una llamada «default».

cd default

Y una vez allí, editamos como superusuario el archivo «amule-daemon», que es el que contiene la configuración de aMule.

sudo nano amule-daemon

Dentro de ese archivo nos vamos a encontrar algo como esto.

Como podréis ver, hay una línea que indica el usuario que va a usar aMule que no está configurada, así que la editamos para dejarla tal que así.

AMULED_USER="amule"

Y también hay otra línea que nos indica la ruta de la carpeta «home» de ese usuario. Esa ruta también está sin configurar, así que vamos a cambiarla por esto otro.

AMULED_HOME="/home/amule"

Al final, el archivo debería quedar algo similar a esto.

Guardamos los cambios pulsando «Control + O» y salimos del editor con «Control + X». Ahora es el momento de encender el servicio recien configurado. Hay dos formas de encender un servicio en el terminal de linux, y podéis usar cualquiera de las dos. Podemos hacerlo con este comando:

sudo /etc/init.d/amule-daemon start

O con este otro:

sudo service amule-daemon start

En todo caso el resultado debería ser este que os muestro aquí:

Además de encender el servicio, esto va a generarnos el archivo principal de configuración del aMule que vamos a editar más adelante.

5) Creamos contraseñas para el acceso al aMule

El aMule, tal y cómo lo estamos configurando, necesita dos contraseñas. Una que usaremos cuando nos conectemos desde el cliente de aMule de nuestro ordenador (para usarlo como el eMule de toda la vida) y otra para acceder a la página web que nos genera el aMule, que sirve para poder controlarlo desde un equipo que no tenga instalado el cliente habitual. Evidentemente las dos contraseñas pueden ser iguales, pero como yo soy un paranoico de la seguridad e intento infectar a todo el mundo de este mal, os recomiendo que sean diferentes entre ellas y diferentes de cualquier otra contraseña que uséis.

Cada una de esas contraseñas lleva aparejado un código llamado md5. Para explicarlo de forma que me podáis entender todos… el md5 se genera haciendo operaciones matemáticas con vuestra contraseña. Cuando hagáis login en el aMule, el sistema cotejará la contraseña con el md5 y si la contraseña corresponde con el md5 podréis logaros. Así que vamos a generar los md5 de las dos contraseñas.

Como ejemplo, voy a usar como contraseña del cliente de aMule la siguiente: aMulemola1000 (por favor… usad otra contraseña. Sed seguros). Vamos a generar el md5 de esa contraseña con este comando.

echo -n aMulemola1000 | md5sum

y ese comando nos genera este resultado en el terminal.

d86c2fe670798211aeeb3ee1c0e889d3  -

Hacemos lo mismo con la contraseña de la página web. Vamos a usar como contraseña lo siguiente: MiLinuxMola1000 (De nuevo: usad otra contraseña, por favor). introducimos este comando en el terminal:

echo -n MiLinuxMola1000 | md5sum

y con ese comando obtendremos este código.

f5e5a155333402b3c86a4b06a52c637f  -

Apunta los códigos (sin el símbolo «-» que tienen al final) y las contraseñas que hemos puesto. Las vamos a necesitar en un momento.

6) Configuración básica del aMule. Contraseñas y puertos

Vamos a ir a la carpeta del usuario que hemos creado para el aMule y vamos a realizar la configuración básica para poder arrancarlo. Para ello necesitamos entrar en la carpeta «home» del usuario «amule» (normalmente operamos en la carpeta «home» del usuario «pi», pero recordad que ahora éste va a ser el usuario que opere el aMule). Entramos en esa carpeta con este comando.

cd /home/amule

Una vez dentro de la carpeta, si ejecutamos el comando «ls», no nos mostrará nada. Este comando nos lista las carpetas y archivos que hay dentro del directorio que nos situamos. Sin embargo hay una carpeta oculta dentro que no nos muestra ese comando. En linux, el nombre de todas las carpetas ocultas comienza con un punto. Vamos a irnos a la carpeta llamada «.aMule» (ojo con la «M» mayúscula, que linux distingue mayúsculas y minúsculas en los nombres de archivo).

cd aMule

Si en esa carpeta tecleamos el comando «ls» ya podremos ver un montón de carpetas dentro. Vamos a editar como superusuario el archivo «amule.conf» con el siguiente comando:

sudo nano amule.conf

En anteriores tutoriales hemos usado el comando «nano» para hacer pequeñas ediciones, pero este archivo es bastante largo, así que vamos a hacer uso de algunas otras características de «nano» para encontrar lo que queremos editar.

Dentro de «nano» y con el archivo «amule.conf» abierto, pulsamos «Control+W» para buscar texto dentro del archivo. Buscamos este texto:

AcceptExternalConnections

Y pulsamos enter. Nos situará en la línea dónde aparece ese texto. Tenemos que cambiar en esa línea el «=0» por «=1», para dejarla así.

AcceptExternalConnections=1

Dos líneas más abajo hay un campo que pone «ECPassword=». Vamos a cambiar esa línea. Después del igual, vamos a poner el md5 que hemos generado para el cliente de amule. En mi caso lo dejaré así (pero vosotros poned la que habéis generado):

ECPassword=d86c2fe670798211aeeb3ee1c0e889d3

Un poco más abajo nos vamos a encontrar con dos líneas que ponen

[WebServer]
Enabled=0

Ese [WebServer] significa que lo que hay desde ese corchete hasta que aparezca otro corchete, forma parte de la configuración de la web que nos va a generar el amule. Como nos interesa poder acceder a esa web, cambiamos en la segunda línea el «=0» por un «=1», de esta forma.

[WebServer]

Enabled=1

La siguiente línea nos pregunta una contraseña. Vamos a poner el segundo md5 que hemos generado (insisto… poned el que habéis generado vosotros. No os fieis de mis contraseñas). Yo la dejaré entonces así.

Password=f5e5a155333402b3c86a4b06a52c637f

Por último, dos líneas más abajo, cambiamos el puerto de la web por uno más estandard (el 80 ya está siendo usado por el pi-hole, así que pondremos el 8090). Dejamos esa línea así:

Port=8090

Por último vamos a hacerle un reinicio al servicio de aMule. Sé que hay un comando para reiniciarlo en una sóla línea, pero vamos a hacerlo en dos. Primero hacemos…

sudo service amule-daemon stop

Hacemos una pausa de 10 segundos y luego tecleamos…

sudo service amule-daemon start

Si os sale un comando de error, volved a hacer una pausa de 10 segundos y volved a teclear el comando. Si sigue sin funcionar, reiniciad las raspberry con el siguiente comando:

sudo shutdown -r now

Esto ocurre debido a una incidencia en el paquete de aMule que hace que no siempre inicie el servicio correctamente. En todo caso un reinicio debería resolver el problema.

7) Comprobación del funcionamiento de la web que genera aMule

Antes de nada vamos a ver si nos funciona la web que nos genera aMule. Vamos a ir a un navegador web y ponemos la dirección IP de nuestra raspberry, dos puntos y luego el puerto 8090. Debería quedar algo así (cambiando la dirección IP por la vuestra, claro está).

http://10.0.1.222:8090

Y si todo va bien deberíais ver algo como esto:

En la parte izquierda, se os invita a poner una contraseña. Vamos a poner la contraseña que hemos inventado para el interface web, que en el ejemplo que os puse era «MiLinuxMola1000» (pero confío en que estéis usando una diferente, claro). En cuanto la pongáis, deberíais poder entrar en el interface de amule, que se ve tal que así:

En los botones de arriba, podéis ver qué archivos os estáis bajando, gestionar los servidores en los que os estáis conectando, buscar y bajar archivos nuevos… todo de una forma muy simplificada. Sin embargo esta interfaz os será muy útil para gestionar vuestras descargas desde un teléfono móvil, por ejemplo. ¿Cómo acceder aquí si estáis fuera de casa? Pues os recomiendo encarecidamente que tengáis una VPN montada en la raspberry, tal y cómo explicamos en un tutorial anterior. Si la tenéis, no váis a tener que configurar nada más y tendréis el interfaz web del aMule seguro (porque no se podrá conectar nadie desde fuera si no es un usuario de tu VPN). el procedimiento sería.

  1. Conectarte al VPN.
  2. Abrir el navegador de internet y acceder a la dirección que hemos visto desde el móvil (en el ejemplo sería http://10.0.1.222:8090).

8) Acceso desde el cliente de aMule.

Para acceder con un interfaz como el del emule de toda la vida, necesitaréis un «amule GUI» (GUI significa Graphic User Interface). Cada sistema operativo necesita el suyo propio. Os digo cuáles podéis usar en cada sistema.

  • Para Windows usad este enlace. Es la versión 2.3.1 de Amule. Podréis encontrar en el archivo comprimido, además de la versión normal de aMule para Windows, el archivo «AmuleGUI.exe», que es el que nos interesa para conectar con el amule de nuestra raspberry
  • Si usáis Mac OS necesitaréis el AmuleGUIAdunanzA versión 2012.1 (que lo podéis bajar desde este enlace). Ésta que os pongo es la única versión que he encontrado que funciona con Mac OS 10.14 Mojave.
  • En linux podéis buscar en los repositorios de vuestra distribución «aMule-utils-gui». En Ubuntu o Linux Mint podéis encontrar este programa en el gestor de software del sistema.

Si tenéis varios ordenadores podéis instalar estos programas en ellos para que todos conecten a la misma raspberry (aunque sean sistemas operativos diferentes, pueden conectar todos ellos a la misma instalación).

Al ejecutar por primera vez cualquiera de esos programas os saldrá una ventana en la que debemos cubrir los datos para conectarnos a nuestra raspberry:

  • Connect to: debemos poner la IP de nuestra raspberry. En nuestro ejemplo voy a poner 10.0.1.222
  • Al lado de esa IP hay un pequeño cuadro en el que se nos invita a poner un número. Debería salirnos por defecto el 4712, y ese es el que vamos a dejar en ese recuadro.
  • User Name: Dejamos ese recuadro en blanco o con el usuario que nos marque por defecto (en el caso del aMule AdunanzA, por ejemplo, no está permitido cambiar este recuadro, pero no va a influir en la conexión).
  • Password: vamos a poner la contraseña que generamos para el cliente de aMule, que en el ejemplo era «aMulemola1000».
  • Dejamos marcado el recuadro de «recordar las configuraciones».

Pulsamos «connect» y por fin tenemos el interface de toda la vida de aMule (o eMule para los que lo han conocido en Windows).

Ahora sólo tendremos que mapear en el router los puertos necesarios a la raspberry y realizar algunas configuraciones para optimizar el rendimiento de aMule.

9) Mapeo de los puertos del router.

Vamos a mapear algunos puertos del router (apuntarlos hacia la raspberry), pero… ¿Qué puertos? Vamos a entrar de nuevo en el interface del aMule y pulsar en el icono de preferencias.

Dentro de las preferencias nos vamos al apartado «conexiones» y vamos a cambiar los siguientes parámetros:

  • Download: 1900 kB/s
  • Upload: 900 kB/s

Seguro que ahora mismo estás pensando: «espera… ¿por qué voy a limitar tanto la velocidad del Amule si tengo una línea de internet mucho más rápida que esto?». Pues por dos motivos: Por un lado no queremos que la Raspberry «se ponga a mil», porque necesitamos que haga muchas más cosas. Y por otro lado, no queremos que el aMule sature nuestra conexión de internet (vamos a usar nuestra conexión para más cosas, y si no ponemos límites no vamos a poder ni navegar en condiciones).

Cambiaremos también los siguientes campos:

  • Standard TCP Port: Ponemos un número cualquiera entre 4500 y 5000 (yo voy a poner el 4783 en el ejemplo, pero poned uno cualquiera). Eso es para evitar bloqueos de nuestro proveedor de internet.
  • UDP port for server request: el sistema lo calcula automáticamente. El puerto es el mismo que el standard, pero sumándole 3. En nuestro caso será el 4786
  • Extended UDP Port: También nos lo inventamos. Yo voy a poner el 4789

El resto de parámetros los dejamos como están.

Estos puertos que hemos cambiado, debemos dirigirlos en el router hacia la IP de nuestra raspberry. En cada router la configuración es distinta, así que os voy a enseñar cómo se hace en el mío (Time Capsule de Apple), pero debéis averiguar por vuestra cuenta cómo se mapean puertos en el vuestro.

En el interfaz de configuración del Time Capsule pulso en «edit» para cambiar la configuración, luego sobre «red» y en «ajustes de puerto» pulso sobre el botón «+».

En la siguiente pantalla añado una descripción el puerto a mapear, en «Puertos TCP públicos» pongo el primer puerto (el 4783) y lo pongo también en «puertos TCP privados». En «dirección IP privada pongo la IP de la raspberry. Recordad que vosotros podéis tener un puerto diferente según lo hayáis configurado en el aMule (y de hecho es lo que os recomiendo)

Repetimos el proceso para el puerto UDP que se nos asignó de forma automática (el 4786). Ojo: que este puerto hay que configurarlo como UDP y hay que ponerlo en el campo correspondiente a UDP, tal que así.

Mapeo también el último puerto (en nuestro ejemplo, el 4789). También es un puerto UDP.

Con esto queda el mapeo de puertos completado y sólo tenemos que hacer los últimos ajustes al interfaz del aMule.

10) Preparamos la carpeta en la que aMule realizará las descargas.

En este momento, aMule tienen configurada una carpeta por defecto en la que almacenará todo lo que se descargue, que está en la siguiente ruta.

/home/amule/.aMule/Incoming

Amule va a funcionar con esta configuración, pero no va a ser cómodo. Vamos a crear una carpeta en una ubicación más lógica dónde aMule va a almacenar todo lo que descargue y vamos a compartirla para poder acceder a ella mediante un ordenador (y así poder recuperar todo lo que se descargue aMule).

Nos vamos al terminal y vamos a teclear el siguiente comando.

cd /home/pi

Esto nos sitúa en la carpeta del usuario principal de la raspberry. Ahí vamos a crear una carpeta nueva, a la que vamos a llamar «descargas». Para ello usamos el siguiente comando.

mkdir descargas

Ahora vamos a darle permisos a esa carpeta para que cualquiera pueda escribir en ella con este comando:

sudo chmod 777 descargas

Perfecto. ahora vamos a compartir la carpeta para que se vea desde otros ordenadores de la red. De esta forma, en cuanto tengamos un archivo descargado, podremos acceder a esta carpeta desde nuestro ordenador y coger el archivo. En el punto 11 del tutorial ya le diremos al aMule que use esa carpeta para las descargas.

Para compartir la carpeta y poder acceder a ella desde nuestro ordenador vamos a instalar Samba en la raspberry, que es un software que nos permite compartir carpetas (y también impresoras y otros recursos) a otros ordenadores. Para instalarlo tecleamos en el terminal el siguiente comando:

 sudo apt install samba samba-common-bin 

Después de instalar los paquetes necesarios, configuramos la carpeta compartida. Para ello tecleamos:

 sudo nano /etc/samba/smb.conf 

Nos vamos a la última línea del archivo e introducimos este texto a mayores.

[Descargas]
    comment = Share Directory
    path = /home/pi/descargas/
    browseable = Yes
    writeable = Yes
    only guest = no
    create mask = 0644
    directory mask = 0755
    public = yes

Como siempre, guardamos cambios con «Control+O» y salimos de nano con «Control+X». Y por último reiniciamos el servicio de Samba para que se apliquen los cambios con este comando:

sudo service smbd restart

Ahora en Windows, podemos ir a una carpeta cualquiera y en la barra de direcciones teclear dos barras, seguidas de la dirección ip de nuestra raspberry, de esta forma.

\\10.0.1.22

Evidentemente poned la dirección IP de vuestra raspberry en lugar de la mía. Pulsad «enter» y podréis ver una carpeta compartida, que será la carpeta «descargas» que hemos creado en nuestra raspberry. Si queremos, creamos un acceso directo en el escritorio a esa carpeta y listo.

OJO: Cualquier informático que se precie, al ver esto seguramente esté sacando espuma por la boca porque he compartido esta carpeta sin seguridad de ningún tipo y la compartición además se puede hacer de forma más elegante (con el nombre del dispositivo en lugar de la dirección IP). Ahora, tal y cómo hemos hecho, cualquier ordenador que esté dentro de nuestra red WiFi puede entrar a esa carpeta sin poner ninguna contraseña y eso en determinados entornos es un riesgo de seguridad. Vale… aceptamos barco… pero estos tutoriales son para ir aprendiendo poco a poco cómo usar el terminal y están claramente orientados a gente que está dando sus primeros pasos en el terminal. Ponerse a securizar esto sería alargar más aún un tutorial que me está quedando ya demasiado largo y no os quiero dar más la chapa. Esto funciona tal cual se explica aquí y si alguien quiere más seguridad (Contraseña para esa carpeta, agregar la raspberry al grupo de trabajo, etc…) explicaremos cómo aplicarla en otro momento.

En Mac OS es también muy sencillo acceder a esa carpeta. En la barra superior del finder, pulsamos en «ir» y luego en «conectarse al servidor».

En la ventana que nos sale, tenemos que irnos a la dirección «smb://direcciónIP» (poned la de vuestra raspberry).

El Mac nos preguntará con qué nombre y contraseña se conecta. Decidle que se conecte como invitado.

Ahora seleccionamos la única carpeta que está compartida en la Raspberry

Y listo. Si queréis, podéis hacer un acceso directo en la barra lateral del finder para acceder a esa carpeta más tarde con más comodidad. *

En Linux es muy similar que en Mac OS. En cualquier ventana de una carpeta, pulsamos sobre el botón «alternar entrada de ubicación» y nos vamos a la dirección «smb://tudireccionip» (pon ahí la dirección que corresponda a tu raspberry). En nuestro ejemplo, habría que ir a:

smb://10.0.1.222

Y una vez ahí, pulsamos sobre «Descargas».

Se nos abrirá una ventana preguntándonos las credenciales para conectarnos a esa carpeta. Pulsamos «Anónimo» y luego en «Conectar».

Por último, si queremos tener un acceso directo a esa carpeta, lo mejor es que en la columna de accesos directos, pulséis con el botón derecho en la carpeta de vuestra raspberry y luego en «Añadir Marcador».

Con esto ya tenemos lista la carpeta dónde vamos a descargarnos todo.

11) Últimas configuraciones del interfaz de aMule.

Volvemos al interfaz del amule. Nos vamos a la pestaña «Directories». En la zona superior, dónde pone «Destination folder for downloads» vamos a poner la siguiente ruta:

/home/pi/descargas

La ruta que aparece inmediatamente debajo la dejamos tal cual está.

Una vez que cambiamos esas rutas, reiniciamos la raspberry para que se apliquen esos cambios escribiendo este comando en el terminal:

sudo shutdown -r now

En cuanto encienda la raspberry, volvemos al cliente de aMule de nuestro equipo y en las preferencias nos vamos a la pestaña «files» y ahí dentro vamos a marcar las opciones «Preallocate disk space for new files» y «save 10 sources on rare files», que están desmarcadas por defecto.

Ahora nos vamos a la pestaña Security y vamos a añadir varias opciones de seguridad (porque no nos interesa que otros nos espíen las cosas que descargamos). En primer lugar marcamos la casilla «Accept only obfuscated connections». Eso hará que tengamos menos fuentes de las que descargar cosas, pero serán más seguras.

También marcamos las opciones de «Filter clients» y «Filter servers», y añadimos la siguiente URL en la casilla correspodiente:

http://upd.emule-security.org/ipfilter.zip

Ésto nos descargargará unos listados de ip’s que están dedicadas a espiar a los usuarios de programas P2P (SGAE, universidades, ASGAC, etc…). Teniendo estos listados actualizados, cada vez que entre una petición de alguna de esas ip’s, simplemente no se atenderá, por lo que para ellos nosotros no existimos y no pueden espiar lo que estamos haciendo con nuestro aMule.

Con todo esto, nuestro aMule ya está listo para realizar descargas. Debo advertiros de dos cosas antes de que uséis este programa:

  1. Todo lo que haya en la carpeta de descargas lo estaréis compartiendo con otras personas, así que aseguraos de no poner por error nada personal en esa carpeta.
  2. No deberíais compartir con este programa archivos protegidos por derechos de autor. Un aMule es como un cuchillo. Es legal tenerlo y tiene usos interesantes, pero clavárselo a alguien es ilegal. Con el aMule pasa lo mismo: es legal y tiene usos interesantes, pero compartir archivos protegidos por derechos de autor no es legal. Que nadie os engañe. La legalidad de este programa está fuera de toda duda. Pero el uso que le puedes dar puede no serlo, así que ten cuidado con lo que descargas y compartes.

Seguro que ahora sí que crees que la raspberry no puede dar más de sí. Pues siento decirte que no. En el próximo tutorial le instalaremos un cliente de Torrents llamado «Transmission» (Sí… a la vez del Pi-Hole, PiVPN y aMule). Como siempre, te animo a dejar tus dudas y comentarios sobre este artículo a continuación.

Share