Flopy.es

Tutoriales, noticias y soluciones informáticas

Categoría: Hardware (página 1 de 2)

Mac OS Catalina en un Mac no compatible: Guía de instalación

iMac 7.1 y MacBook 5.2 funcionando con Mac OS Catalina

Es normal que cualquier sistema operativo tenga unos requerimientos mínimos para poder instalarse en un ordenador. Por poner un ejemplo muy extremo, no deberíamos instalar la última versión de Windows en un ordenador fabricado en el año 2000, y ya no digo porque sea o no sea posible instalarlo, sinó porque aunque lo consiguiéramos, el equipo iría extremadamente lento debido a que Windows 10 está diseñado para funcionar en un hardware mucho más potente que el que disfrutaban los equipos de esa época.

Sin embargo podríamos decir que el caso de Apple es muy especial en este sentido. En los últimos años Apple ha introducido determinadas tecnologías en su software que han hecho que no fuera posible instalar las últimas versiones de su sistema operativo en ordenadores que aparentemente rinden de forma correcta en versiones anteriores de Mac OS.

Y sí… algunas de estas tecnologías no es posible usarlas en Macs antiguos porque su hardware no es capaz de soportarlas, pero sin embargo los últimos sistemas operativos de Apple (como Catalina) muchas veces son capaces de funcionar a una velocidad más que razonable en esos mismos equipos (aunque esas funcionalidades concretas no puedan usarse).

Espera... ¿Acabas de decir que no se puede instalar Catalina en Macs viejos y ahora me dices que Catalina puede funcionar en esos equipos de forma fluída? ¿En qué quedamos?

No es ninguna contradicción. Las tecnologías que implementa Apple en sus sistemas operativos nuevos no suelen ser fundamentales a la hora de arrancar el sistema en equipos antiguos (Son funcionalidades nuevas, pero no son tan críticas como para que el sistema operativo al completo no funcione con un parche a medida). La buena noticia es que hay dos formas de luchar contra esta obsolescencia programada y darle una nueva vida a nuestro Mac. Una es “pasar” de Mac OS e instalar un sistema operativo diferente y actualizado, como alguna distribución de GNU-Linux o incluso instalar Windows 10 en ese equipo siguiendo este tutorial, y la otra es realizar la instalación del último sistema operativo de Apple con herramientas que la comunidad de usuarios ha puesto de forma desinteresada a disposición de todo el mundo y que permiten parchear el sistema operativo de forma que pueda funcionar correctamente en nuestro equipo.

Mmmmm... instalar un Mac OS parcheado... me suena a que en todo caso va a ser una instalación complicada. 

Para nada. En muchos casos es tan «complicado» como era instalar una nueva versión del sistema operativo antes de que los distribuyeran en la Apple Store. Además voy a explicar todo el proceso de forma tan sumamente detallada que va a ser imposible perderse. Básicamente debemos hacer lo siguiente:

  1. Si queremos conservar los datos y programas de nuestro equipo, antes de empezar debemos crear una copia de seguridad de nuestro Mac con Time Machine.
  2. Descargamos el programa que nos permite la instalación.
  3. Descargamos el sistema operativo de apple.
  4. Creamos un USB parcheado para realizar la instalación
  5. Instalamos el sistema operativo desde ese USB junto con los parches en nuestro equipo.
  6. Restauramos la copia de Time Machine en nuestro Mac.

Como habéis visto en el punto 4, vamos a necesitar un Pen Drive y debe ser de al menos 16 GB de capacidad. En él pondremos el instalador del sistema operativo. Si optamos por conservar todos los archivos y programas de nuestro mac, debemos también tener un disco duro externo para poder realizar la copia en Time Machine.

En este artículo vamos a mostrar un caso particular: cómo realizar la instalación de Mac OS Catalina (10.15) en un Mac en el que apple no permite instalar este sistema operativo de forma oficial. Pero en todo caso la instalación es muy similar para cualquier otra versión de Mac OS y el mismo desarrollador que ha hecho realidad este proyecto, en su momento ya nos posibilitó instalar sistemas operativos anteriores en equipos no soportados. Aquí os dejo los vínculos para instalar Sierra, High Sierra y Mojave en equipos que incialmente no los soportaban.

Seguir leyendo
Share

Solución a las desconexiones de los PLC de TP-Link

Hace no mucho tiempo escribí un artículo en el que explicaba cómo resolver problemas de cobertura wifi en una vivienda, siempre con el objetivo de intentar gastar la menor cantidad de dinero posible e intentando no tener que realizar obras (como rozas en las paredes o pasar cables por los entubados). Para ellos os recomendaba el uso de PLC’s, que son unos aparatos que permiten llevar la señal de internet por el cableado eléctrico de la vivienda y así ahorrarnos la mayoría de las obras. Los que estoy usando yo son de la marca TP-Link y os he comentado que me están dando un resultado aceptable.

¿Que te están dando buen resultado? Pues yo cada pocos días tengo que desenchufar el mío y volverlo a enchufar porque dejan de funcionar. 

Ese problema me lo han comentado en varias ocasiones varios usuarios de esta marca de PLC’s. Incluso lo he llegado a corroborar con el que uso yo, y es que los modelos que TP-Link ha sacado hasta el año 2019 tienen un pequeño defecto de fábrica, aunque afortunadamente es muy sencillo de solucionar.

¿Defecto de fábrica? ¿Entonces debo usar la garantía de mi PLC para que me lo sustituyan?

En absoluto, porque se trata de un problema de software, no de hardware, así que si te cambian el dispositivo por un modelo idéntico va a tener el mismo problema. El origen de este defecto es el siguiente: los modelos de PLC que tiene TP-Link tienen activada por defecto una opción de ahorro de energía. Cuando el dispositivo lleva tiempo sin necesitar enviar o recibir datos, el ahorro de energía se activa. En cuanto un dispositivo conectado a su red wifi le pide datos, el PLC debería desactivar este modo de ahorro de energía para dejarle acceder a la red. Sin embargo el PLC no es capaz de salir de este modo de ahorro de energía y eso ocasiona errores en los dispositivos que se conectan a internet a través de él. Si se desconecta el PLC de la pared y se vuelve a conectar, el problema se resuelve, pero no deja de ser un pequeño incordio, así que en este artículo vamos a ver dos formas más elegantes de solucionar este problema que harán que no tengamos que andar desenchufando y enchufando el PLC.

Seguir leyendo
Share

Arrancar una Raspberry desde un disco duro externo o un «pen drive».

Las Raspberrys son dispositivos modestos en cuanto a prestaciones, pero son muy versátiles, ya que se les puede dar muchísimos usos diferentes. Por ejemplo, la web desde la que estás leyendo este artículo está alojada en una raspberry (tu ordenador se ha puesto en contacto con mi raspberry y ésta te ha enviado la información para que puedas leer este artículo).

Sí, sí... mucha Raspberry y mucho "internet de las cosas", pero la mía ya se fusiló dos tarjetas de memoria. Acabó destrozándolas y dando problemas. 

Tienes razón, usuario Anónimo. Una Raspberry es como un ordenador completo en miniatura y el equivalente en una Raspberry al disco duro que tienen nuestros ordenadores es una simple tarjeta de memoria microSD. Esto puede suponer ventajas e inconvenientes. Por un lado usar una tarjeta SD le permite tener a la raspberry un tamaño mínimo para poder funcionar con normalidad, y además el precio de una de estas tarjetas suele ser muy bajo y por tanto asequible.

Sin embargo con tarjetas MicroSD no podemos alcanzar los tamaños de almacenamiento que tenemos en un disco duro normal ni las velocidades que podemos alcanzar con un disco duro SSD. Además la experiencia me ha demostrado que si a una tarjeta SD le metes mucha caña (le pides a tu dispositivo que le haga muchas lecturas y escrituras) al final acaban fallando de alguna forma (o bien dando errores o directamente dejando de funcionar). Es factible que si usas una Raspberry en esas circunstancias (haciendo muchas lecturas y escrituras) en cualquier momento la tarjeta te deje tirado, ya que las Micro SD no están en absoluto preparadas para una carga de trabajo intensa, sobre todo las de bajo precio. Seguramente eso es lo que te ha pasado a ti.

Pero dependiendo del uso que le demos a la Raspberry todos estos problemas pueden tener una solución sencilla, que no es otra que hacer que la Raspberry pueda arrancar desde un disco duro normal y corriente conectado a uno de sus puertos USB, y en este artículo vamos a explicar cómo conseguirlo.

Seguir leyendo
Share

El tutorial definitivo para resolver problemas de cobertura en una red WiFi doméstica.

Hoy en día hay mucha gente que no concibe conectar un ordenador a una red que no sea inalámbrica. Recuerdo cuando en mi trabajo estaban planeando construir una nueva sala de reuniones y cuando les planteé que deberían ponerse en algún sitio tomas de red cableadas me miraron más o menos con esta cara.

Hombre, es que ahora todo el mundo se conecta a intenet mediante WiFi. ¿A dónde vas tú con un cable? ¿Te creías que estábamos aún en el siglo XX?

Hola Usuario Anónimo. Si bien cae de cajón que las conexiones WiFi hoy en día son indispensables para casi todo, la clave es ese «casi». De hecho en muchos entornos e incluso a nivel doméstico, usar redes cableadas nos permite tener muchísima más velocidad y menos problemas… Pero eso lo explicaremos dentro de un momento.

El tema que hoy nos interesa es que a nivel doméstico mucha gente no consigue tener una buena cobertura WiFi en su vivenda, y dada la dependencia que hemos adquirido de este tipo de conexiones esto puede ser un problema importante. En este artículo vamos a ver cómo podemos solucionarlo, pero vamos a hacerlo centrándonos en un aspecto importante: el gastarnos minima cantidad de dinero posible.

Pues la verdad es que eso en cualquier circunstancia está bien ¿No crees?

Sí, por supuesto. Sin embargo no podemos ignorar que atacar este tipo de problemas de manera óptima suele suponer poner bastante pasta encima de la mesa. Si queremos algo perfecto al 100% (y ya os digo que no vamos a tirar por esta vía) habría que plantearse la instalación de puntos de acceso WiFi de calidad repartidos por la vivienda en puntos estratégicos, conectados por cable de red (RJ45) siendo gestionados por una controladora (ya sea física o en nube)… De hecho cuando se trata de algo a ese nivel, recomiendo siempre contratar la instalación con profesionales como los de VoIPGal en Coruña, ya que ellos van a revisar aspectos que a cualquiera de nosotros se nos pasarían por alto.

Esa infraestructura que os acabo de decir estaría muy bien y sería muy adecuada por ejemplo para una empresa, un local (bar, restaurante…) o un organísmo público, pero es directamente inasumible para una economía doméstica, tanto por el precio del cableado y aparatos como por el hecho de que tendríamos que hacer incluso rozas para pasar los cables adecuados, lo que supondría una obra importante en la vivienda, así que vamos a intentar aprovechar lo máximo de lo que ya tengamos instalado y gastarnos la menor cantidad de dinero posible.

Seguir leyendo
Share

La forma más sencilla de instalar varios sistemas operativos a la vez a una Raspberry.

Una Raspberry Pi es un dispositivo que destaca por su versatilidad. Por ejemplo, podemos transformar esa diminuta placa en todo un ordenador de escritorio con sólo instalarle en la tarjeta SD el sistema operativo adecuado, y lo mejor es que tenemos un montón de sistemas operativos dónde elegir. Raspbian suele ser la mejor elección para la gran mayoría de la gente, pero podemos instalar otros sistemas como Gentoo, Ubuntu Mate o FedBerry, entre otros, para realizar esa labor.

Pero no se trata del único uso que podemos darle. Instalando otros sistemas operativos podemos convertir nuestra Raspberry en una consola de videojuegos, en un centro multimedia, en un servidor… y lo mejor es que existen un montón de sistemas operativos ya moldeados para cada uno de los usos que queramos darle. Si se trata de convertir nuestro aparato en una consola de videojuegos, podemos elegir entre Recalbox, Retropie y Batocera (entre otros), o si se trata de crear un centro multimedia para reproducir películas, podríamos optar por Rasplex, LibreELEC u OSMC también entre otros.

Si tenemos claro que a nuestra Raspberry le vamos a dar un único uso, no vamos a tener problemas, pero cuando queremos usar varios sistemas operativos en ella, podemos optar por varias soluciones. La mas sencilla es grabar una tarjeta para cada sistema operativo que queramos usar. Si queremos cambiar de sistema, podemos apagar la Raspberry, cambiar la tarjeta y volverla a encender. Así de fácil. Sin embargo si queremos tener varios sistemas en la misma tarjeta, crear esa tarjeta puede resultar un poco más complicado. En este tutorial vamos a aprender la que, a mi entender, es la forma más sencilla de todas de crear una tarjeta para la Raspberry con varios sistemas operativos a la vez.

Seguir leyendo
Share

Rasplex, OSMC y Kodi en Raspberry: Solución a parones y desconexiones en la reproducción de películas a través de WiFi

Posiblemente uno de los mejores usos que tiene una raspberry es usarla como dispositivo multimedia para una televisión. De esta forma puedes «esmartivizar» (convertir en una smart TV) una televisión que no tenga incorporada la posibilidad de instalarle aplicaciones (Por cierto, aprovecho para pedir por favor a Arturo Pérez Reverte que añada ya el verbo «esmartivizar» en el diccionario de la RAE).

¿Tú crees? ¿Y cuál sería entonces la primera persona del pretérito imperfecto de subjuntivo del verbo esmartivizar?

Como todo el mundo sabe, mi anónimo amigo, sería «esmartivizara» o «esmartivizase». Pero vamos a los asuntos que nos interesan.

Se puede conseguir convertir una Raspberry en todo un reproductor multimedia de varias formas, pero lo más sencillo y habitual es instalar en su «disco duro» (Recordad que una raspberry usa una tajeta micro SD como unidad principal de disco) un sistema operativo especializado en ello. Los tres más habituales son Kodi, OSMC y RasPlex. A pesar de que el desarrollo de Rasplex lleva parado bastante tiempo, para mi Rasplex es el mejor de los tres por su buena interfaz y facilidad de uso, sin olvidar que los otros dos permiten instalar plugins que también permiten reproducir vídeos de Plex, Amazon TV o Netflix, mientras que rasplex no permite reproducir contenido de estas dos últimas plataformas.

Si instalamos uno de estos sistemas para reproducir contenidos remotos en una Raspberry Pi 3 o 3B+, tenemos todo correctamente configurado y además tenemos nuestra raspberry conectada a internet mediante un cable de red, no vamos a tener problema alguno y todo irá como la seda. Pero si optamos por hacer la conexión mediante el interface WiFi de estos dispositivos, aunque tengamos todo configurado correctamente vamos a empezar a tener problemas de todo tipo. En este artículo vamos a ver cómo detectarlos y corregirlos.

Seguir leyendo
Share

Baterías falsas en las tiendas de internet: un problema que no hace más que crecer.

Cuando necesitamos baterías recargables para los aparatos habituales que tenemos por casa (por ejemplo los clásicos modelos AA o AAA), no solemos tener mayor duda a la hora de comprar repuestos. Podemos ir al centro comercial o a la tienda más cercana y comprar alguna marca que nos otorgue confianza (energizer, duracell, varta…) o incluso podemos ir a internet y comprarlas en alguna tienda online (las de «Amazon Basics» a pesar de ser de marca blanca son de muy buena calidad).

¿Cómo que baterías? Tú de lo que estás hablando es de pilas recargables ¿No? Como las que uso para los juguetes de mi hijo. Es que hablas de baterías y yo la única batería que tengo es la de mi coche. 

Bienvenido Usuario Anónimo. Te informo que por definición, las «pilas» nunca son recargables. Cuando hablamos de un dispositivo recargable de almacenaje de electricidad el término correcto es «batería». Así que aunque sean de la misma forma y voltaje que las pilas no recargables, cuando se pueden recargar hay que hablar de baterías. Tienes un artículo muy interesante al respecto en este enlace.

Sin embargo, las cosas se empiezan a complicar cuando las baterías que necesitamos comprar no son del tamaño «estandar» que se vende habitualmente en las tiendas. Cuando necesitamos baterías para nuestro portátil o para algún otro aparato que use tamaños «especiales» necesitamos o bien dirigirnos a alguna tienda especializada (cosa complicada cuando vivimos alejados de un núcleo urbano) o bien las buscamos por nosotros mismos en alguna tienda de internet, y eso es un problema hoy en día.

Seguir leyendo
Share

Cómo medir la temperatura de una Raspberry Pi desde el terminal

Si tienes en casa una Raspberry Pi encendida durante todo el día posiblemente te interese controlar si se calienta en exceso o no. El control de temperaturas es primordial cuando tenemos que controlar equipos que ejercen labores de servidor (Servidores web, de correo…) que implican estar encendidos sin apagar durante mucho tiempo. También puede ser interesante si tu equipo corre aplicaciones menos exigentes, pero que igualmente implican que el equipo esté encendido durante largos períodos de tiempo (por ejemplo, equipos que ejecutan pi-hole para quitar publicidad al resto de equipos de la red, o que tienen instalados algún tipo de programa de descargas como aMule o Transmission). Temperaturas demasiado elevadas pueden implicar que el equipo reduzca su rendimiento (cuando un procesador está demasiado caliente, automáticamente reduce su velocidad para evitar que se sobrecaliente), que se cuelgue (si la temperatura excede de un límite, el procesador se puede apagar para que no se estropee el equipo) o que tengamos comportamientos no esperados en nuestra máquina.

Seguir leyendo
Share

Instalar Raspbian «Server» en una Raspberry Pi sin monitor: La base para un millón de usos en el hogar.

Una Raspberry Pi es un dispositivo muy barato pero que puede tener en tu hogar un montón de usos avanzados que van más allá de instalar un simple sistema operativo «de escritorio» o un reproductor de películas. Puede resultar muy útil usarla como bloqueador de publicidad para todos los dispositivos de la casa (sin tener que instalar nada en ellos), tener un aMule o un programa de descarga de «torrents» encendidos todo el día para descargar archivos sin tener que consumir la electricidad que gasta un ordenador de escritorio, tener un servidor de plex para retransmitir vídeos a tus dispositivos, usarla como servidor de VPN para acceder en remoto a tus dispositivos desde fuera de tu casa o para navegar de forma segura en redes wifis inseguras… Las posibilidades son casi infinitas. Pero todas ellas comienzan por la elección e instalación de un sistema operativo idóneo para aquello que vamos a hacer.

Seguir leyendo
Share

Para qué sirve una raspberry: Usos que he dado a las mías.

El poder disponer hoy en día de mini-ordenadores como las Raspberrys, de bajo consumo y a un precio ridículo, es de lo mejor que le puede pasar a cualquier aficionado a la informática. Vale… hay que dedicarle algo de tiempo a aprender el uso de estas máquinas, pero para cualquier persona acostumbrada a cacharrear con aparatos no debería ser un gran quebradero de cabeza.

En este artículo os voy a contar el uso que le doy yo a mis cuatro Raspberrys, por si alguno de vosotros se atreve a realizar algo similar, o está pensando cómo aprovechar alguna que tenga perdida por un cajón. No se trata de un tutorial ni mucho menos (si interesa publicaré algún tutorial de cómo hacer todo esto en alguna otra entrada), sinó una guía para poder exprimir estos aparatos dándoles varios usos simultáneamente. Y ya os aviso que cada una de mis raspberrys hacen en mi casa un montón de cosas a la vez, por lo que vosotros también podéis hacer que la misma raspberry realice simultáneamente varios de estos puntos.

Seguir leyendo
Share
« Siguientes entradas

(cc) 2020 Flopy.es

Tema por Anders NorenArriba ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies