Flopy.es

Tutoriales, noticias y soluciones informáticas

Categoría: Hardware (página 1 de 2)

Posts sobre componentes y equipos informáticos de todo tipo

Para qué sirve una raspberry: Usos que he dado a las mías.

Raspberry Pi junto a Magic MouseEl poder disponer hoy en día de mini-ordenadores como las Raspberrys, de bajo consumo y a un precio ridículo, es de lo mejor que le puede pasar a cualquier aficionado a la informática. Vale… hay que dedicarle algo de tiempo a aprender el uso de estas máquinas, pero para cualquier persona acostumbrada a cacharrear con aparatos no debería ser un gran quebradero de cabeza.

En este artículo os voy a contar el uso que le doy yo a mis dos Raspberrys, por si alguno de vosotros se atreve a realizar algo similar, o está pensando cómo aprovechar alguna que tenga perdida por un cajón. No se trata de un tutorial ni mucho menos (si interesa publicaré algún tutorial de cómo hacer todo esto en alguna otra entrada), sinó una guía para poder exprimir estos aparatos dándoles varios usos simultáneamente. Y ya os aviso que cada una de mis raspberrys hacen en mi casa un montón de cosas a la vez, por lo que vosotros también podéis hacer que la misma raspberry realice simultáneamente varios de estos puntos.

1) Servidor web: Raspbian sin entorno gráfico con  apache-php-mysql

Página web cargada desde raspberry piComo os he dicho antes las Raspberrys destacan por su bajísimo consumo energético. Por tanto si tenemos una raspberry encendida las 24 horas del día todos los días de la semana apenas se notará en el consumo eléctrico. Esto la hace ideal para montarse un pequeño servidor de páginas web, siempre y cuando no vayáis a tener muchísimo tráfico, pero… hablemos en serio: ¿De verdad que pretendes que me crea que tienes cientos de miles de visitas al día en tu blog personal? Si es así a lo mejor tienes que plantearte otra cosa, pero para páginas medianas con un rango de visitas de unas pocas miles al día una raspberry va más que sobrada. De hecho este humilde blog está colgado en una raspberry (sí… la página que estás viendo te la acaba de enviar una raspberry que está sobre mi escritorio). Y por supuesto podéis tener colgadas a la vez varias páginas con dominios diferentes en la misma raspberry. En mi caso, en la misma raspberry tengo tambien colgada una pequeña web curricular: https://matas.com.es

En todo caso os doy unos consejos si os animáis a montar vuestro propio servidor web:

  • No lo montéis sobre la tarjeta SD de la raspberry. Va a haber tráfico leyendo y escribiendo en la tarjeta todo el rato, y eso va a estropearla, no lo dudes. Yo lo he aprendido a la cuarta tarjeta estropeada. Usad un disco duro conectado por USB como disco principal.
  • Actualizaciones frecuentes: este será un equipo expuesto a internet, así que programad actualizaciones para que se realicen con una frecuencia suficiente.
  • Usad la versión 7 de PHP.  El renidimiento que consigue lo váis a agradecer.
  • Si no tenéis un dominio comprado y lo que queréis es hacer un blog o proyecto personal en el que os queréis gastar el mínimo dinero posible, podéis tener un subdominio gratuíto en http://www.dnsexit.com (con una herramienta para actualizar la ip, por si no tienes ip fija). Si queréis un dominio de verdad (de pago), por tres euros al año podéis tener un dominio .com.es en dondominio, y además este hosting te proporciona también una herramienta para actualizar la IP variable de tu conexión a internet, de forma que el dominio siempre apunte a tu ip aunque ésta varíe.
  • ¿Apache o nginx? ¿MySQL o MaríaDB? Pues eso ya es cuestión de gustos. Yo siempre he trabajado con Apache y MySQL y la verdad es que la típica configuración LAMP funciona bien en una raspberry, aunque es de suponer que nginx haga la carga algo más rápida.
  • ¿Y el certificado para las páginas con https? Tampoco hay problema. Let’s Encrypt nos proporciona un certificado válido durante 3 meses y nos proporciona un script para que se autoactualice antes de vencer, así que podremos tener un certificado válido para toda la vida y gratis.

2) Servidor de correo: iRedMail

RoundCube cargado desde raspberry piYa que tenemos un servidor web… ¿Por qué no hacer que la raspberry sea nuestro propio servidor de correo electrónico y no tener que depender de gmail? Podremos tener todas las direcciones de correo que queramos dentro de nuestro propio dominio y con espacio “ilimitado” (más bien, limitado únicamente por la capacidad de almacenamiento de nuestro disco duro). Si tenéis dudas acerca de si el servidor web y el de correo funcionarán lo suficientemente rápido en la misma raspberry, deciros que la raspberry que hace funcionar este blog también hace funcionar un servidor de correo, por lo que os confirmo que ni se despeina.

Configurar un servidor de correo se puede complicar un poco más que configurar un servidor web. Si no os queréis complicar en la instalación, podéis usar iRedMail. Es poco más que descargar e instalar. Os instalará todo lo relativo al servidor de correo, además de un sistema antispam, antivirus, Roundcube para ver el correo por webmail (por supuesto lo podemos usar también a través de pop, smtp e imap) y un panel de control para gestionar vuestras cuentas de forma más sencilla. El día que porten “mail-in-a-box” a procesadores ARM podremos hacer una fiesta (para mi el servidor de correo gratuíto más sencillo de instalar), pero como sólo funciona en procesadores X86, la solución más sencilla hoy por hoy para instalar un servidor de correo en una Raspberry es iRedMail sin ninguna duda.

Por cierto… supongo que no tenéis ip fija en vuestra casa. Si instaláis iRedMail e intentais enviar correos mediante una dirección IP dinámica, el correo va a quedar bloqueado en destino (por políticas anti-spam que suelen tener los servidores de correo). Ese problema es solventable normalmente realizando un relay al servidor de correo saliente de vuestro proveedor de internet (configuramos el servidor de correo saliente nuestro para que los mails los envíe por el servidor de nuestro proveedor de internet). Yo los envío por medio del servidor de mundo-r (que es mi proveedor de internet) y sin problemas desde hace un año. El correo que envío no se detecta nunca como SPAM y siempre llega a destino. Y por supuesto el correo entrante también llega puntual. Todo ventajas.

3) Servidor de archivos en la nube: Nextcloud

Nextcloud cargado desde Raspberry piTal vez tengáis problemas de espacio en vuestras cuentas de Dropbox, Google Drive, iCloud o similares y no queráis haceros una cuenta de pago en ninguno de estos servicios. O tal vez queráis tener una nube compartida entre varios compañeros de clase, trabajo o amigos con la que poder intercambiar ficheros al instante. O simplemente no queréis que lo que subáis a una de estas nubes lo puedan leer la NSA o el FBI y ser completamente propietarios de vuestros propios datos. En cualquiera de estos casos Nextcloud es una solución ideal. Tendréis una nube completa al estilo de Dropbox pero a lo grande, con multitud de opciones de compartición y trabajo colaborativo y con tanto espacio como espacio en disco dispongáis (si le enchufáis un disco grande a la Raspberry todo ese espacio será vuestro para toda la vida sin pagos anuales ni historias raras). Si habéis hecho el punto 1 ya tenéis medio sistema montado, porque esto puede usarse también en la misma Raspberry en la que se montaron las dos primeras ideas. Igualmente os digo que la Raspberry que carga este blog, tiene montado un servidor de Nextcloud y va perfecto. Unas cuantas notas sobre este sistema:

  • Si lo que queréis es usar únicamente Nextcloud en la Raspberry, existe una distribución de Linux llamada Nextcloud Pi con todo preinstalado para que casi cualquier “manazas” pueda hacerla funcionar sin demasiadas complicaciones. No tendréis servidor de correo, pero toda la configuración para instalar NextCloud ya viene hecha por defecto, certificados de seguridad incluídos.
  • Nextcloud es un sistema modular, por lo que puedes instalarle dentro aplicaciones que hagan otras cosas además de gestionar tus archivos. Por ejemplo, si instalas la aplicación de contactos y la de calendario, ya puedes prescindir de esos servicios en la nube de tu proveedor (Apple, Google o quién sea). Además tienes multitud de aplicaciones que puedes instalar para todo tipo de necesidades, y todas gratis.

Estas tres primeras opciones, como os he dicho, las tengo montadas a la vez en la Raspberry que tengo siempre conectada en mi escritorio. Podéis ver estadísticas de la misma (por si tenéis dudas de cómo se puede comportar) en esta página.

Por cierto… es importante que una Raspberry que esté funcionando todo el día esté bien ventilada. Os recomiendo ponerle una caja con ventilador incorporado de este estilo.

Caja ventilada de Raspberry

Bueno… de este estilo pero con menos polvo, claro

Por cierto… el ventilador que le puse hacía un poco de ruido de más, así que tuve que añadirle un potenciómetro para bajarle las revoluciones más o menos a la mitad. En todo caso si os fijáis en las estadísticas (desplegad en “graph” y poned “temperature”), la velocidad del ventilador es más que suficiente para que rara vez supere los 40 grados (que es una temperatura muy baja para una raspberry).

Todo lo que vimos hasta ahora está instalado bajo Raspbian en una única Raspberry Pi. De hecho esa raspberry no está conectada a ningún monitor ni a ningún teclado. Simplemente la tengo enchufada a la corriente (mediante un cargador de móvil), al router mediante un cable RJ45 y al disco duro externo.

Pero en mi casa tengo otra raspberry dedicada al entretenimiento, que se trata de esta:

RaspBerry pi 2

Raspberry Pi 2 con cable HDMI, adaptador de corriente, mando para juegos inalámbrico (comprado en el chino de mi barrio), teclado con trackpad inalámbrico y adaptador wifi

Esa raspberry la conecto a la TV y en ella tengo varios sistemas operativos instalados a la vez en la misma tarjeta SD. Al encenderla elijo qué sistema arranca mediante este menú desplegable.

Menú de inicio de Noobs

Vamos a ver cada uno de los sistemas operativos que arranca ese menú y qué consigo hacer con cada uno de ellos.

4) Ordenador para la televisión principal de la vivienda: Raspbian normal

Raspberry corriendo RaspbianCon una tarjeta con el sistema Raspbian podemos usar la raspberry como si fuera un ordenador normal que corre linux. Vale… no es un equipo potente, pero nos va a permitir navegar sin problemas y ejecutar algún que otro programa, como el paquete ofimático libreoffice. Esto es muy del interés de cualquier estudiante. Por ejemplo si se estropea el ordeandor de tu casa puedes resolver la papeleta usando la raspberry mientras se arregla el ordenador principal.

5) Cliente multimedia de Plex: RasPlex

RasPlex en una Raspberry Pi¿Apple tv? ¿Chromecast? Una raspberry puede hacer muchas de las principales funciones de estos aparatos. Usando Rasplex podemos reproducir en nuestra Raspberry todo el contenido multimedia que tengamos en nuestro ordenador principal (por ejemplo reproducir en el salón el contenido multimedia que está en el ordenador de otra habitación). La instalación es sencilla y conectarlo con nuestro “servidor” de plex también. Además podemos llevar la raspberry fuera de nuestra red doméstica (a otro domicilio) y reproducir contenido de nuestro ordenador a través de internet. Una verdadera joya de sistema.

6) Otro cliente multimedia: LibreElec

Raspberry corriendo LibreElec - PlexOtra opción es instalar en la tarjeta el sistema operativo “LibreElec“. Es un sistema que nos permite arrancar una versión de Kodi, que se trata de otro reproductor multimedia muy famoso en entornos windows. Si bien Plex tiene un interface limpio y cuidado y nos permite reproducir de forma elegante contenido almacenado en otro ordenador, el punto fuerte de kodi es la disponibilidad de numerosos plugins que nos permitirán reproducir contenido de diversas fuentes (contenido en la SD de la raspberry o en una unidad usb, stream de cadenas de televisión, páginas web y mucho más). Vale… no es tan “bonito” como plex, pero tiene muchos otros puntos fuertes.

7) Consola de videojuegos antiguos: Recalbox.

Recalbox en una Raspberry PiSi ya peinas alguna cana seguro que te acuerdas de las consolas de videojuegos de los 80 y 90. Recalbox es un sistema operativo que te permitirá jugar a muchísimos juegos de consolas “Retro”, como la SuperNintendo o la Sega Megadrive. También te permite emular microordenadores como los MSX y jugar a sus juegos. Existe otro sistema operativo que permite hacer algo muy similar llamado “Retropie“. Elegir uno u otro es cuestion de gustos. A mi me da la impresión de que los juegos corren mejor bajo Recalbox, pero ya digo… para gustos colores. En todo caso es un lujo que en algo tan pequeño y supuestamente con tan poca potencia se pueda disfrutar de nuevo con esos juegos.

Así que como véis, en la segunda raspberry tengo instalados a la vez cuatro sistemas operativos: Raspbian, LibreElec, Plex y Recalbox. Cuando la arranco debo elegir cuál quiero que se ejecute.

Hay un montón de usos a mayores para aprovechar estos aparatos. Uno que tengo ganas de probar y que aún no lo he hecho por falta de tiempo es “pi hole“, que conectando una raspberry al router de casa te permite filtrar toda la publicidad de internet en todos los dispositivos de la casa a la vez. También tengo muchas ganas de cacharrear con RasPBX (Algo así como una centralita para hacer llamadas a través de voz por IP). En todo caso hay multitud de usos diferentes para estos aparatos. ¿Qué has hecho tú con tu raspberry hasta ahora? Déjanoslo en los comentarios.

Share

Método para clonar un disco con particiones de BootCamp a un SSD

SSD clonado

SSD en un MacBook 5.0

Cambiar el disco duro de un ordenador por un disco SSD es un método habitual para lograr que el equipo funcione a mayor velocidad y así poder alargar su vida útil. Cuando ya tenemos un sistema operativo y programas instalados en el disco, lo más habitual para evitar tener que reinstalar de nuevo todo el sistema es usar algún programa para realizar un clonado de la unidad completa. De esta forma pasamos toda la información del disco duro antiguo a nuestro nuevo SSD y así no nos complicamos con largas instalaciones.

Si usamos un único sistema operativo en el ordenador, elegir el programa con el que haremos la clonación es casi cosa de gustos. Yo suelo usar el Acronis True Image más que nada porque me vino “de regalo” junto con un SSD, así que al tener licencia legal no me complico la vida. Un programa gratuito, completo y legal para poder hacer una clonación es CloneZilla. He realizado clonados tanto de ordenadores con windows como equipos apple con Mac OS instalado y la verdad es que nunca me he topado con problemas una vez realizado el clonado.

Peeeero… la cosa se complica cuando el ordenador es un Mac y tenemos a la vez Windows y Mac OS en el mismo equipo. Yo me he visto en esta tesitura y tengo que reconocer que es un verdadero problema. Acronis true image aparentemente clona todas las particiones, pero sólo funciona la de Mac OS. Lo mismo con CloneZilla.

Por lo que he podido ver la mayoría de la gente que ha logrado hacer la clonación, ha optado por realizarla en varios pasos. Primero clona la partición de Mac OS y luego la de windows. Algunos optan por hacer la clonación de las particiones con el mismo programa pero también hay otra gente que opta por hacerla con programas diferentes, como se explica en este artículo.

http://roddines.blogspot.com.es/2017/05/migrating-apple-mac-osx-with-windows-7.html

Reconozco que me he pasado horas intentando aplicar alguno de estos métodos sin llegar a buen puerto. En todo caso supongo que el que os acabo de poner es el que más se ha acercado a la solución final.

Pero por casualidad encontré un método alternativo en un comentario de un foro, que es usando un dispositivo hardware de clonado. Y después de tantas horas intentando hacerlo por otros métodos me he enfadado conmigo mismo porque ¡¡Tengo un aparato de esos en casa y no había ni pensado en él!! La verdad es que nunca lo llegué a usar para clonar unidades, porque lo utilizo para poder cambiar de discos rápidamente. El que tengo en casa es este:

Dock de discos marca Tooq

Mi dock con discos de 2’5 y 3’5 pulgadas

Podéis encontrar algo similar por ejemplo en Amazon…

https://www.amazon.es/TooQ-TQDS-802BW-conexion-Docking-Station/dp/B00FRBQEJI/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1521359640&sr=8-1&keywords=tooq+clone

O en APP…

https://www.appinformatica.com/carcasas-disco-duro-tooq-docking-tqds802b-2sata-usb3.0-boton-otb.php

De hecho el mío lo compré hace unos años en el APP de Coruña del Paseo de los puentes.

Para poder usarlo hay que asegurarse que el disco de destino tenga igual o mayor capacidad que la unidad original. Simplemente hay que asegurarse que el aparato no está conectado al ordenador por USB, poner cada uno de los discos en la unidad (el que tiene los datos en la ranura delantera y el SSD en la trasera) y pulsar el botón de clonado durante tres segundos. A los pocos minutos (la copia la hace a una velocidad impresionante) tenemos la unidad clonada y con todas las unidades funcionando a la perfección. El inconveniente es que no podemos adecuar el tamaño de las particiones al disco (nos las pasa al disco nuevo con el mismo tamaño que teníamos originalmente), pero al menos es un método rápido que funciona sin ningún problema y el tamaño lo podemos ajustar a posteriori con herramientas como “gparted”. Después del clonado funciona tanto la unidad EFI (En la que tengo “refind” que me permite escoger qué sistema operativo voy a iniciar) como la unidad de Mac OS y la unidad con Windows.

En todo caso si alguien que lee esta entrada conoce algún método mediante software que se anime a dejarlo en los comentarios, puesto que estoy muy interesado en conocer otras formas de hacer esto mismo y saber por qué los métodos habituales fallan en este escenario. Si averiguo más sobre este tema lo iré publicando.

Share

Instalación de windows 10 en ordenadores apple no soportados

Macbook Late 2008 y early 2009 junto con iMac mid. 2007 ejecutando todos windows 10 sin problemas

Tal vez tengáis en vuestro poder algún equipo antiguo de apple en el que queráis usar windows 10 de forma nativa (sin virtualizar con vmware, parallels o virtualbox), pero en el que oficialmente no se pueda instalar. En esa tesitura me he visto yo hace poco con varios Macbook (El mítico blanquito modelo A1181 y el primer macbook unibody) y un iMac (modelo 7.1, el primero de aluminio), así que os voy a dar algunas cuantas notas para tener en cuenta en la instalación. Para el que no me conozca, sabed que me enrollo mucho, así que no os preocupéis por la longitud de este tutorial, que aunque parezca que no, la cosa es sencilla.

Voy a centrarme en la instalación de windows 10 de 64 bits, así que todo esto os servirá únicamente si tenéis un Mac con procesador Intel que soporte 64 bits.

1) ¿Qué pasa con Boot Camp?

Sí, sí… seguramente la primera reacción cuando se intenta instalar windows de forma nativa en un equipo de este estilo es usar Boot Camp. Y de hecho si funcionara para instalar Windows 10 en estos equipos sería la forma más correcta de realizar la instalación. Pero por desgracia en estos equipos la versión más moderna de windows que permite Boot Camp es Windows 7, así que no podemos optar por esa vía.

2) Descarguemos los drivers oficiales de apple para nuestro equipo.

Antes de realizar ninguna instalación vamos a descargar en una unidad USB algunos drivers que usaremos una vez que tengamos instalado windows 10. Para ello primero meteremos en alguna ranura USB que tengamos libre un “pen drive” formateado en “Fat 32”. Luego en nuestro Mac nos iremos a la carpeta de aplicaciones, dentro de ella abriremos la carpeta “Utilidades” y abriremos el asistente de boot camp.asistentebootcampSíííí… tranquilos. Ya dijimos que no vamos a usar Boot Camp para hacer la instalación. Sólo lo abrimos y en la primera pantalla que nos sale pulsamos en “continuar”.

imagen1

En la siguiente pantalla únicamente dejamos marcada la opción que se llama “Descargar el software de compatibilidad con windows más reciente de Apple”.

Descargar Software de compatibilidadAhora nos preguntará en qué unidad va a guardar los drivers que se va a descargar. Seleccionamos nuestra unidad USB y pulsamos en “continuar”.

Guardar software de compatibilidad.Y una vez hecho esto la descarga empezará a realizarse.

Descargando software de compatibilidadEn cuanto acabe tendremos en nuestra unidad USB una carpeta llamada “WindowsSupport” con un montón de drivers. Son drivers diseñados para windows 7, por lo que no todos nos van a servir y de hecho más adelante nos descargaremos más drivers, pero al menos tendremos una parte de hardware cubierta para el momento inicial de la instalación. Esto que acabamos de descargar lo vamos a usar en el punto 6.

3) Preparando la partición para instalar windows.

Ahora vamos a crear una partición en nuestro Mac en la que vamos a instalar Windows 10. Para ello volvemos a abrir la carpeta de aplicaciones y dentro de “utilidades” pulsamos en la utilidad de discos.

Utilidad de discosEn la parte superior izquierda seleccionamos nuestra unidad de disco duro (OJO: Seleccionamos la unidad entera, no sólo la partición del sistema Mac), y luego en la barra de herramientas de arriba pusamos sobre el botón “partición” para que se nos despliegue un cuadro similar a este.

imagen6Ahí podremos ver las particiones que tiene nuestro disco duro. Si no habéis tocado nunca las particiones os aparecerá una única partición. La seleccionamos y pulsamos el botón que hay debajo del gráfico que tiene un símbolo “+”. Eso nos creará una segunda partición en el disco. Si pulsamos en el pequeño círculo que hay entre las dos particiones podremos cambiar de forma muy visual el espacio que le vamos a asignar a cada una de ellas. Para Windows 10 os recomiendo no poner menos de 50 gigas. En mi caso, tengo un disco de 250 gigas y he asignado la mitad a cada sistema operativo. Aseguraos que en la pestaña de formato, en la nueva partición marcáis “MS-DOS (FAT)”. Una vez hecho esto, simplemente pulsad el botón “Aplicar” y con esto ya os quedará el disco duro dividido en dos particiones: una para Mac OS y otra para Windows.

NOTA: hay gente que suele crear una partición más pequeña para windows, de unos 50 gigas y luego otra que la dejan en FAT32 para poder traspasar archivos entre Windows y Mac OS. Tened siempre en cuenta que Windows en ningún momento va a ser capaz de poder ver la partición de Mac OS y Mac OS sí va a poder ver la partición de Windows pero no va a poder escribir en ella. Una partición común es una idea si andáis moviendo cosas de un sistema a otro. Personalmente no lo hago, así que prefiero tener únicamente dos particiones, pero esto es ya cuestón de gustos.

4) Instalando windows ¿7?

Llegados a este punto toca empezar la instalación de windows. Pero aquí vamos a tener un problema con la EFI del Mac, y es que en estos equipos el funcionamiento de la EFI hace que no se instale Windows 10 de forma correcta a la primera (digamos… que un hardware de 64 bits y una EFI de 32 bits no se llevan bien con Windows 10). Si apagamos el equipo e insertamos un medio de arranque de Windows 10, la instalación parece que inicia correctamente pero a la hora de instalar windows en la partición que hemos preparado nos encontraremos con un error que nos dice: “No se puede instalar Windows en este disco. El disco seleccionado tiene una tabla de partición MBR. En sistemas EFI, Windows solo se puede instalar en discos GPT.”.

MBR EFI Discos GPTPor mucho que brujuleéis por internet no os engañéis: este error no es solventable así como así. En principio con algún comando de terminal o algún programa podemos engañar a windows para que ignore el error y se instale, y de hecho si buscáis por internet vais a poder ver a gente que lo recomienda. Eso os permitirá terminar la instalación, pero luego tendremos mil problemas no solventables con los drivers que harán que no tengamos la resolución adecuada, ni sonido, ni otras cosas.

¿Cómo podemos solucionarlo entonces? Pues de la forma más tonta posible, que es instalando primero windows 7 (Sin bootcamp) y una vez instalado actualizar a windows 10. De esta forma windows 10 hereda el tipo de arranque que tiene windows 7 y la instalación se realiza correctamente.

Así que tenéis que poner un disco de arranque de Windows 7 e iniciar la instalación. Os recomiendo conseguir un ratón USB de PC, porque al principio no vais a tener botón derecho en el ratón del mac ni en el trackpad, así que os vendrá de perlas tener uno conectado. No me voy a parar en este punto. Simplemente insertáis el disco de windows 7, apagáis el sistema y lo volvéis a encender con la tecla “C” pulsada para que arranque desde la unidad de CD’s. Cuando os pregunte en qué partición se va a instalar, seleccionamos la que hemos creado (Que es FAT32), la formateamos en NTFS y dejamos que windows se instale en la partición. Todo eso sin tocar la estructura que nos ha creado la utilidad de discos. Ni se os ocurra tocar el resto de unidades porque os podéis cargar el sistema Mac OS. Vamos a ver que ahora cada vez que el sistema reinicie, va a encender automáticamente el windows 7. No os preocupéis. La partición de Mac OS sigue estando ahí.

Una vez que se ha instalado Windows 7, sin instalar drivers ni nada, realizamos por encima la actualización a windows 10. (se puede realizar desde el propio disco de windows 10). Tampoco me voy a parar en este punto. Simplemente realizamos la instalación con las opciones por defecto y eso sí… una vez que se instale dejamos que windows instale todas las actualizaciones que tenga que coger. Van a instalarse algunos drivers que harán que el sistema funcione un poco mejor, pero no todos los drivers necesarios serán instalados e incluso en algún caso (iMac 7.1) van a descargarse drivers incorrectos (el de la tarjeta de vídeo), pero eso lo dejaremos para más adelante, sobre todo el caso del iMac 7.1 en el que me voy a detener para hablar de esa tarjeta de vídeo conflictiva. Así que no os preocupéis por la falta de control del brillo del monitor, de las teclas especiales que permiten subir y bajar el volumen o por la configuración del trackpad, que todo eso funcionará más tarde.

Por el momento vamos a aprovechar para renombrar la unidad de disco de windows para que en el paso 4 identifiquemos mejor todas las particiones. Abrimos una carpeta del explorador de archivos y en la columna de la izquierda pulsamos en “Este equipo”. En el apartado “dispositivos y unidades” veremos nuestro disco duro. Hacemos click con el botón derecho del ratón (Recordad que necesitamos uno de PC, porque el mac no va a reconocer el click derecho en el trackpad) en el disco duro y pulsamos en “propiedades”.

Cambio de nombre a disco duroEn la ventana que nos sale cambiamos el nombre de la unidad por “Windows”. Así tendremos la partición de windows siempre bien identificada.

5) Instalar el gestor de arranque Refind.

Una vez que vemos que Windows ha cogido todas las actualizaciones y tenemos identificada la partición de windows, toca instalar un sistema para arrancar el ordenador de forma más cómoda. Tienes en este vídeo una explicación muy sencilla (a mi gusto demasiado) de lo que hay que hacer en este paso, pero os lo voy a explicar de forma más detallada. Apaga el ordenador por completo y una vez apagado vuélvelo a encender manteniendo la tecla “Alt” pulsada. Eso nos mostrará las unidades de disco desde las que podemos arrancar, y podremos ver entre ellas a nuestro querido volumen de Mac OS, pero también veremos la partición de windows que acabamos de crear y una partición de recuperación, que es la que debemos seleccionar.

Encendido pulsando Alt

La partición de Mac OS no estaba muerta. Estaba de parranda

Una vez que ha arrancado la partición de recuperación, debemos ir a la barra de menús de la parte superior de la pantalla y desplegar el menú “Utilidades” para arrancar la utilidad “Terminal”.

Terminal desde partición de recuperaciónSe nos abrirá una ventana que nos invita a escribir comandos. Debemos escribir lo siguiente:

csrutil disable

y una vez escrito pulsamos la tecla enter.

csrutil disable

Esto nos deshabilitará un sistema de protección de integridad que tiene Apple que impide que se escriba código malicioso en el arranque. Lo que vamos a hacer no es dañino para el ordenador, pero si no hacemos este paso, no podremos instalar correctamente el gestor de arranque.

Ahora nos vamos de nuevo al menú superior pero para seleccionar la manzana y reiniciar el ordenador. De nuevo al arrancar mantendremos pulsada la tecla “Alt” para seleccionar el arranque desde la partición de Mac OS. Una vez haya cargado el sistema tenemos que ir con el navegador de internet a esta dirección:

http://www.rodsbooks.com/refind/getting.html

Y pinchar en el vínculo que pone “A binary ZIP file”.

Descargar refind

Descargamos el archivo ZIP para después descomprimirlo

La página a la que dirige ese vínculo es la de la última versión del software “Refind”, que a fecha de escribirse esta guía es la 0.11.2. Descargamos el archivo comprimido y lo descomprimimos, por ejemplo en la misma carpeta en la que lo hemos descargado. Entramos en la carpeta ya descomprimida y la dejamos abierta en un lado del escritorio (Vamos a arrastrar un archivo a una ventana que abriremos en un momento, así que dejadla abierta).

Ahora abriremos la carpeta de aplicaciones y dentro de ella buscamos la carpeta “Utilidades” y abrimos la utilidad que se llama “Terminal”. Dentro de ella vamos a escribir la palabra “sudo” y un espacio. Arrastramos ahora a la ventana del terminal el archivo llamado “refind-install” y pulsamos la tecla “enter”. Ponemos la contraseña del usuario con privilegios administrativos y dejamos que se realice la instalación. Debería quedar en la ventana algo similar a esto:

Instalación refind

Reiniciamos el equipo (no pulsamos ninguna tecla en el arranque) y comprobamos que ahora en lugar de arrancar un sistema u otro (Mac OS o Windows) nos carga un gestor de arranque llamado “Refind” ofreciéndonos la carga de ambos sistemas. De hecho seguramente os ofrezca varias opciones de arranque para windows. Podéis eliminar las opciones “sobrantes” de los sistemas seleccionando el que no queráis con el teclado y pulsando la tecla “suprimir”. Por cierto… para hacer esto con un macbook toca conectar un teclado USB, porque los macbooks no tienen esa tecla. Al final el menú os debería quedar similar a este.

Menú Refind

Una cosa: cada vez que Mac OS se actualice a una versión nueva, este menú desaparecerá y volveréis a tener que instalar Refind (Sólo la instalación, no el paso de desactivar el sistema de protección de integridad). Y si en algún momento tenéis que hacerle un reset a la PRAM también os desaparecerá el menú y tendréis que hacer de nuevo este punto 5 entero (incluída la parte en la que tenemos que desactivar el sistema de protección de integridad), así que tened siempre a mano en una carpeta el programa de instalación de refind.

En todo caso esto ya empieza a tomar forma. Ahora de forma sencilla podemos arrancar cualquiera de los dos sistemas. Vaaaale… que Windows aún está hecho unos zorros porque los drivers no son los correctos, pero poco a poco estamos avanzando.

6) Instalamos los drivers básicos de Apple.

Venga, al lío. Usando refind vamos a arrancar el ordenador usando windows (supongo que tal y cómo os he dicho antes Windows ha cogido todas las actualizaciones que tenía pendientes y os ha actualizado unos cuantos drivers) y vamos a insertar el Pen Drive que nos hemos descargado en el paso 2. Nos vamos a la carpeta “Drivers” y dentro de ella a la carpeta “Apple” y luego a la llamada “x64”. Ahora vamos a hacer lo más tonto del mundo, que es ir haciendo doble click en cada uno de los archivos que hay dentro de esa carpeta. Así instalamos todos los drivers de apple. Vale… puede haber alguno que no corresponda a nuestro equipo, pero si no corresponde el sistema no se va a quejar, sinó que simplemente no lo va a usar. Tampoco os asustéis si aún quedan cosas que no funcionan, que luego vamos a ir a por ellas.

Una vez hecho esto, si nos vamos al administrador de dispositivos, puede que veamos un dispositivo que el sistema aún no reconoce, que se llama “coprocesador”. Para instalarlo primero nos descargamos este archivo. Luego lo descomprimimos en una carpeta en el escritorio, pero OJO: No ejecutamos nada. En el administrador de dispositivos pulsamos el dispositivo “coprocesador” con el botón derecho del ratón y pulsamos en “propiedades”. Luego en “controlador” y en “actualizar controlador”. De las opciones que nos salen seleccionamos “Buscar software de controlador en el equipo”. Seleccionamos la carpeta en la que hemos descomprimido los drivers y pulsamos en siguiente. El sistema detectará qué driver le falta y lo instalará automáticamente.

7) Ajustamos los drivers de la tarjeta gráfica.

Aquí voy a dividir este punto en dos partes:

7.1) Macbook blanco y primer macbook de aluminio (Gráfica Nvidia GeForce 9400M).

En esta página, en los comentarios está la clave (el comentario de un tal “Mike” del 14 de mayo del 2013), pero de nuevo os lo voy a detallar con calma.

En estos equipos windows reconoce la tarjeta gráfica a la primera, pero hay un ajuste que hay que hacer si queremos poder regular el brillo de la pantalla. Tenemos que descargarnos este programa que simplemente sirve para llevarnos a una ruta en el registro de windows que es esta:

HKEY_LOCAL_MACHINE\SYSTEM\CurrentControlSet\Control\Video\{F6849B05-D218-11E7-89F7-82BEBB94A363}\0000

Ahí tenemos que añadir dos entradas DWORD.

– A la primera le llamamos EnableBrightnessControl y le ponemos el valor 1 hexadecimal
– A la segunda le llamamos RMBrightnessControlFlags y le ponemos el valor 800 hexadecimal

Y listo. Esto nos dejará el ordenador preparado para continuar el tutorial. Y sííííí… ya sé que aún no sois capaces de regular el brillo con esto que acabamos de hacer, pero es necesario para que sí lo podamos regular en el punto 9 del tutorial (que es cuando terminaremos de habilitar este tema).

7.2) iMac 7.1 (Tarjeta gráfica ATI Radeon 2600 Pro).

El problema de la gráfica de este equipo se explica muy bien en esta web, pero os lo detallo aquí. El tema es que en el primer arranque del equipo inmediatamente después de instalar el sistema operativo, los gráficos al principio se ven de forma correcta, pero a los pocos minutos el sistema cambia el driver por otro que considera mejor… y la caga. No sólo la resolución pasa a ser la que no es (Sin posibilidad de volver a la resolución correcta), sinó que el driver que se instala de forma automática deja el sistema bastante inestable. Para resolverlo primero debemos descargarnos bajo windows los drivers de la tarjeta de vídeo desde esta página. Son los últimos drivers oficiales de ATI para esta tarjeta, que se llaman “Catalyst Suite”. Dejamos el archivo que hemos descargado en el escritorio.

Ahora pulsamos el menú inicio, la opción de apagado y MIENTRAS PULSAMOS LA TECLA DE MAYÚSCULAS (Shift. La que tiene una flecha apuntando hacia arriba) pulsamos la opción de reiniciar el equipo.

Reinicio modo prueba de fallos windows 10

Se va a abrir una especie de asistente especial que nos permite escoger algunas opciones. En la primera pantalla debemos escoger la opción que pone “Solucionar problemas”

Solucionar problemas windows 10

En la siguiente pantalla escogemos “Opciones avanzadas”.

Opciones avanzadas

En la siguiente “Configuración de inicio”.

Configuración de inicio

Y en la última pantalla pulsamos el único botón que hay que pone “reiniciar”.

Reiniciar

El equipo se reiniciará y nos permitirá escoger varias opciones de arranque, entre las cuales escogemos la número 7 (Deshabilitar el uso obligatorio de controladores firmados). Pulsamos el número 7 y windows arrancará sin mirar si los controladores están firmados o no.

Opción 7Una vez iniciado windows de esta forma, instalamos los drivers que hemos descargado de la web de ATI. Abrimos una carpeta del navegador de archivos y nos vamos a la ruta siguiente:

c:\AMD\Support\13-1-legacy_vista_win7_win8_64_dd_ccc\Packages\Drivers\Display\W86A_INF

Buscamos un archivo llamado C8160540.inf y lo editamos con el notepad. Al abrirlo buscamos una línea que pone

%ATI% = ATI.Mfg, NTamd64.6.2

y la cambiamos por lo siguiente

%ATI% = ATI.Mfg, NTamd64.6.4

Lo que hemos hecho es decirle al driver que es compatible con windows 10.

Seguimos cambiando cosas. Buscamos la línea que pone

[ATI.Mfg.NTamd64.6.2]

y la cambiamos por

[ATI.Mfg.NTamd64.6.4]

Por último buscamos la fila que pone

“%AMD9589.6%” = ati2mtag_RV630, PCI\VEN_1002&DEV_9589

y la sustituimos por estas seis líneas

;”%AMD9589.6%” = ati2mtag_RV630, PCI\VEN_1002&DEV_9589
“%AMD9589.6%” = ati2mtag_RV630, PCI\VEN_1002&DEV_9583&SUBSYS_0083106B&REV_00
“%AMD9589.6%” = ati2mtag_RV630, PCI\VEN_1002&DEV_9583&SUBSYS_0083106B
“%AMD9589.6%” = ati2mtag_RV630, PCI\VEN_1002&DEV_9583&CC_030000
“%AMD9589.6%” = ati2mtag_RV630, PCI\VEN_1002&DEV_9583&CC_0300
;

Guardamos los cambios en el archivo. Ahora nos vamos al administrador de dispositivos, hacemos click derecho en la tarjeta de video  (Se muestra como ATI Mobility Radeon 2600 XT) y pulsamos en propiedades. En la ventana que se abre pulsamos en “Actualizar controlador” y se abrirá otra ventana más. En esa ventana pulsamos en  “Buscar software de controlador en el equipo”.

Buscar controladorAhora el sistema nos pedirá la ruta del nuevo controlador. Le damos la siguiente

c:\AMD\Support\13-1-legacy_vista_win7_win8_64_dd_ccc\Packages\Drivers\Display\W86A_INF

y pulsamos el botón “Siguiente”.

Ruta del driver

Ahora nos pedirá seleccionar el controlador para nuestra tarjeta de vídeo. Buscamos el que se llama “ATI Radeon HD 2600 PRO”. Habrá cuatro disponibles. Seleccionamos el primero y pulsamos en “siguiente”.

Seleccionar drivers

Después de unos segundos, el monitor se pondrá negro y la imagen volverá ya en la resolución correcta. Por fin tenemos la tarjeta de vídeo funcionando en el iMac.

8) Drivers de la tarjeta de sonido.

Los drivers que hemos descargado desde boot camp por desgracia no son capaces de hacer funcionar la tarjeta de sonido, y tampoco los que Windows actualiza desde sus repositorios. Si os fijáis, por la entrada del jack de cascos del macbook o del iMac, con windows encendido se ve una luz roja. Esto está indicando que el sonido funciona “a medias” porque está intentando sacarlo siempre por la salida digital. Así que toca descargar los drivers correctos. Por suerte lo vamos a solucionar descargándolos de la web del fabricante de la tarjeta de sonido y realizando la instalación con normalidad. Y ¡¡Buenas noticias!! los drivers son los mismos tanto para el iMac como para el Macbook. Para descargarlos nos vamos a la siguiente web y pulsamos en el vínculo que pone “High Definition Audio Codecs (Software)”. En la siguiente pantalla marcamos la casilla “I accept to the above “ y pulsamos el botón “Next”. Ahora tendremos varias opciones de descarga en una tabla. Debemos coger la fila en la que la primera celda pone lo siguiente:

“64bits Vista, Windows7, Windows8, Windows8.1, Windows10 Driver only (Executable file)”

En esa fila, pulsamos el botón “Global” de la última celda. Se descargará un archivo ejecutable. Simplemente lo ejecutamos y seguimos el proceso de instalación. Así quedará la tarjeta de sonido funcionando. Sencillo ¿Verdad?

9) Instalación de los drivers actualizados de Apple.

Nos queda el último paso, que hará que funcionen las teclas especiales del teclado del Mac, los gestos del trackpad, la iluminación del teclado y algunas otras cosillas.

Hay instrucciones de este proceso en el siguiente vídeo, pero de todas formas os lo voy a detallar más abajo.

Habiendo arrancado el Mac con Windows 10, en primer lugar debemos usar un software llamado “brigadier” que nos permitirá descargar una versión de los drivers de BootCamp compatibles con windows 10. Podemos descargarlo desde esta página web, desde la que nos descargamos el archivo “brigadier.exe”. Una vez descargado, localizamos el archivo en la carpeta de descargas y lo movemos a la raíz del disco duro, directamente a “C:”.

Ahora nos vamos al menú inicio y sin pulsar en ningún sitio escribimos directamente “CMD”. En la parte superior veremos un resultado de búsqueda que pone “Símbolo del sistema”. Hacemos click derecho en ese resultado y seleccionamos la opción “ejecutar como administrador” y en la ventana que nos sale diciéndonos que esta aplicación puede realizar cambios en el dispositivo pulsamos la opción sí.

Ejecutar como administrador CMD

Nos saldrá una ventana para introducir comandos. Vamos tecleando estos comandos y según vayamos poniéndolos, al final de cada línea pulsamos “enter”.

cd /.

brigadier.exe -m MacBookPro11,5

El ordenador empezará a hacer una descarga automática desde los servidores de apple de todos los drivers que vamos a necesitar (y alguno más). La descarga llevará un ratillo, así que paciencia. En cuanto termine la descarga no cierres esa ventana, que la seguiremos usando. Vete ahora al explorador de archivos y abre el disco duro. Vas a ver en el directorio raíz una carpeta llamada “BootCamp-031-55710”. Nos vamos dentro de esa carpeta a la subcarpeta “Bootcamp”. Dentro de ella vamos a “Drivers” y dentro de esa nos vamos a “Apple”. Ahí copiamos los siguientes archivos y los pegamos de nuevo en la raíz del disco duro:

AppleKeyboardInstaller64.exe
AppleMultiTouchTrackpadInstaller64.exe
AppleNullDriver64.exe
AppleWirelessMouse64.exe
AppleWirelessTrackpad64.exe
BootCamp.msi

Volvemos a la ventana de comandos que habíamos dejado abierta y tecleamos lo siguiente desde la raíz del disco duro (desde dónde lo habíamos dejado). No os olvidéis de pulsar enter al final.

Msiexec /i BootCamp.msi

Lo primero que nos saldrá es una ventana de error (vaya por Dios) diciéndonos que Windows Installer dejó de funcionar. No os preocupéis por esa ventana (que todo está como tiene que estar) y pulsad en “cerrar el programa”. Nada más cerrar esa ventana nos saldrá el asistente de instalación de Boot Camp. Dejamos que instale todo lo que tiene que instalar y cuando termine reiniciamos el ordenador. En cuanto volvamos a iniciar la partición de Windows, tendremos en los iconos de notificación (al lado del reloj) el icono de “BootCamp” en el que podremos regular el brillo de la pantalla, el comportamiento del teclado y trackpad, brillo de las teclas, etc… Y lo que es mejor: TODO ESTARÁ FUNCIONANDO A LA PERFECCIÓN.

Llegados a este punto Windows ya es completamente funcional. Como muestra aquí va un pequeño vídeo del resultado en los tres equipos

Tal vez alguno de vosotros tenga alguna variante de este tutorial o sepa alguna forma mejor de realizar alguno de estos pasos. Cualquier añadido o sugerencia será bienvenido en los comentarios.

Share

Incautadas más de 600 cocinas de la marca “iPhone” en china

El mundo cada vez se parece más a los tebeos de Mortadelo y Filemón. Acaban de incautar en china unas cocinas de la marca “iPhone” cuyo logo se parece extrañamente al de una “conocida marca de productos electrónicos”.

Estufa iphone

Fuente: http://blogs.20minutos.es/

Imágenes de los iphones incautados

Fuente: http://blogs.20minutos.es/

Estos chinos son capaces de copiar lo que sea, pero a veces creo que se dejan llevar por la euforia.

Share

Think different… bueno… para qué esforzarse…

Me ha hecho gracia encontrar en el foro de macniacos la siguiente imagen.

El equipo de apple data del 2005 y la “copia” de hp es un modelo nuevo: el all in one 200-5100 ¿A los de HP se les han acabado las ideas y tienen que copiar el diseño de apple? Porque hace no mucho pudimos ver su gama de portátiles “envi” que me han dejado también un extraño “deja vu” en el cuerpo.

En todo caso, un ordenador es un conjunto de dos factores: hardware y software. El hardware por fin están intentando hacerlo más práctico (porque la ausencia de cables y ergonomía de estos equipos es lo mejor que tienen), pero mientras sigan con windows 7, a nivel usuario va a ser que me sigo quedando con apple.

Share

Cómo saber si un plotter imprime correctamente

La verdad es que vaya pregunta más tonta. ¿Cómo saber si un ploter funciona bien? Pues muy sencillo… Enviando una página de prueba

Claro que… puede que salga un poco más grande de lo que estamos acostumbrados.

Share

¿Resucitar baterías o comprar nuevas?

Cuando tengais una batería que ya no es capaz de encender el portátil (o que haga que el portátil esté encendido muy poco tiempo) hay dos soluciones mejores que comprar una nueva directamente al servicio técnico:

1) Meter la batería en el congelador. Vale… algunos direis que me acabo de fumar algo, pero va a ser que no. Algunas baterías (no todas) al estar en el congelador sufren un proceso químico que hacen que duren un poco más. Lo he podido comprobar con baterías de portátiles de algunos amigos y puedo confirmaros que hay casos en los que funciona (incluso he sabido de uno en el que la batería pasó de durar 5 minutos con el portátil encendido a durar hora y media). ¿Cómo proceder para “congelarla”? Pues lo primero sería envolver bien la batería en film transparente y cuando esté bien envuelta, meterla en una bolsa plástica bien cerrada (si es hermética mejor). ¿Todo esto por qué? Porque si bien he comprobado que el método funciona, no es descartable que la batería a congelar sea de un tipo distinto a estas que probé y que el proceso acabe fastidiando del todo la batería. Si durante la congelación le pasa algo (por ejemplo, vierte líquido), nos ahorramos el tener que limpiar el congelador. Después de tenerla congelada durante 48 horas mínimo, la quitamos del congelador, la secamos bien y la dejamos descongelar durante un par de horas, intentando que no se humedezca por la diferencia de temperatura. Cuando estemos seguros de que está bien descongelada, procedemos a cargarla y a probarla en el portátil.

Sin embargo, en mi caso particular, la batería estaba tan estropeada que no sirvió de nada el método del congelador. Allá me fui yo al servicio técnico a preguntar por el precio de una batería nueva, pero mi sorpresa fue cuando me quisieron cobrar ¡¡¡150 eurazos!!!. Evidentemente me parece un robo mayúsculo, así que me fui directamente a la segunda opción.

2) Si se pierde el miedo a comprar en internet, podemos ahorrarnos muchísimo dinero en la compra de una batería nueva. Lo primero fue saber cómo buscar la batería. En lugar de buscar una batería para el portátil, ahorramos mucho tiempo en la búsqueda si directamente ponemos el modelo de la batería, así que hice la búsqueda por el modelo (UN34BS1-P). No me gusta tener que pujar en “ebay”, pero este portal ofrece también la posibilidad de hacer una compra sin necesidad de pujar, así que después de mirar las tiendas que ofrecen artículos sin puja, encontré mi batería en TAIWAN BATTERY.

La batería NUEVA me salió aproximadamente por 50€ con gastos de transporte incluídos. Me la sirvieron en casa y cuando la abrí me encontré con la grata sorpresa de que era exactamente la misma que la original del portátil.

Conclusión: En cuestión de baterías para portátiles, intentad evitar los servicios técnicos. Son carísimas y no os garantizan en absoluto mejor calidad de batería.

Share

Guía de desmontaje de un Airis Mercurio N450(N35AS1)

Esto surgió a raíz de otro artículo en esta misma web. Parece que a la gente le interesa cómo llegar a determinados sitios de este modelo de portátil, por lo que aquí pongo un tutorial de cómo acceder a ellos.

Sobre la pantalla no me voy a parar. Si quereis desmontarla o cambiarla, hay un extenso tutorial en este artículo de esta misma web.

El disco duro se sitúa en una tapa bajo el portátil, al lado de la entrada del módem. Se desenrosca un tornillo y tenemos la tapa quitada. Se quitan dos tornillos más en un lateral y tenemos ya el disco duro fuera, listo para cambiarlo por otro. Una imagen vale más que mil palabras.

En la otra tapa en la zona superior, se ubica el procesador, justo debajo del ventilador. Otra foto para que lo veais mejor.

Vayamos ahora a por lo divertido. La memoria, el puerto mini PCI y un tornillo que sujeta la unidad de CD’s se ubican debajo del teclado, por lo que hay que sacarlo para acceder a ellos. Para sacarlo simplemente hay que presionar tres pestañas que sujetan el teclado por la zona inferior. En la foto os pongo la situación exacta de las tres pestañas.

Simplemente las presionamos y tiramos del teclado hacia arriba (una por una). Pinzamos el teclado y así podremos ver lo que hay debajo.

Aquí una foto más en detalle de lo mismo

La ranura para poder poner dispositivos mini-pci en el equipo es la tapa que hay arriba a la izquierda. Simplemente quitamos el tornillo y ya podemos poner una tarjeta de esas características, como un adaptador wifi (así podremos usar wifi sin necesidad de conectar un adaptador usb).

En la otra tapa encontramos la memoria. En mi caso hay dos memorias de 256 Mb cada una (en total, 512 Mb). Si os fijais, en la parte superior de la siguiente foto, se ve un tornillo. Si lo quitamos, podremos sacar sin problema el lector de CD’s de su sitio y sustituirlo por otro (Simplemente tirando de él hacia afuera).

Una “panorámica” del aparatito antes de cerrarlo

Y ahora lo más difícil de todo… la batería, jejeje.

Share

Cambiar pantalla lcd a portátil Airis Mercurio N35AS1

Hace unos días, hablando con mi hermano sobre la posibilidad de tener un portátil donde estoy viviendo ahora (ya que la casa dónde estoy no es muy grande y no hay sitio para poner un ordenador de sobremese), él me dijo que si quería me daba uno que tuvo él, pero que tenía la pantalla averiada y no compensaba arreglarlo. Me informé de las características del equipo y al final resultó ser un equipo bastante decente como para tenerlo perdido en el fondo de un cajón. Era un portátil Airis Mercurio N35AS1, con un disco duro de 40 Gb, un procesador a 2’4 Gigahertzios, 512 MB de memoria… y la pantalla con un problema tremendo, y es que presentaba unas rayas verticales de arriba a abajo (lo que implicaba que para usar de forma digna el equipo había que cambiar la pantalla). Os pongo una foto de lo que le pasaba a la pantalla.

Se podían ver claramente tres rayas verticales atravesando la pantalla de arriba a abajo (dos de medio centímetro y otra de un par de píxeles) que impedían ver correctamente los textos.

Ante tal regalo me movilicé para arreglar este problema y me informé de cómo cambiar el monitor. Antes de ir a ningún sitio me informé sobre su soporte técnico y pude comprobar que es un desastre. Cambiar una pantalla cuesta más de 500 euros y por lo que veo la gente está muy descontenta con él. Como un monitor, aunque sea de portátil, es una simple pieza que colocar, busqué por mi ciudad algún sitio dónde repararan equipos que pudiera cambiarme la pantalla. En APP me dijeron que lo único que podían hacer era tramitar el envío al servicio técnico y que no me merecía la pena. En una tienda cerca de mi casa me dijeron que ni me lo miraban porque era tan caro que no compensaba. Al final encontré una tienda donde al menos se quedaron el equipo unos días y me dieron presupuesto… pero era también de 550 euros.

Como no entendía por qué la reparación era tan cara (al fin y al cabo un monitor lcd de sobremesa nuevo no pasa los 200€ ni de broma), me decidí a probar suerte y a cambiarlo por mi cuenta.

Lo primero era acceder a la parte trasera de la pantalla para saber el modelo de la misma para buscarla por internet.

Para ello hay que quitar los cuatro tornillos que marco en la foto. Luego hay que quitar con cuidado el plástico gris que rodea la pantalla (lo pizais con un desatornillador por un lateral hasta quitar uno de los topes. El resto de topes irán saliendo según vayamos tirando del embellecedor).

Ahora lo que hay que hacer es quitar los tornillos que fijan la pantalla al plástico trasero. Para ello primero quitamos los cuatro tornillos que hay en el canto de la pantalla (no hay pérdida, puesto que el plástico trasero tiene la forma para introducir el desatornillador.

Luego hay que quitar otros seis tornillos. Están en la base de la pantalla. Os los marco en la siguiente foto.

Una vez hecho eso, la parte trasera ya se encuentra totalmente desmontada

Ahora sólo tenemos que mirar marca y modelo de la pantalla para ver si la podemos encontrar más barata. La identificación está en la esquina inferior izquierda (mirando desde atrás)

Al final la pantalla era una Hyundai HT15X31-100. Una simple búsqueda por google me permitió encontrar la pantalla a un precio razonable. Dado que la tienda, a pesar de estar bien lejos (en estados unidos), tiene el soporte de E-Bay (puedo pagar mediante paypal), me registro y pido una pantalla. Ésta tarda en venir a mi casa cuatro días (con un fin de semana por el medio). Una vez en casa, simplemente tuve que quitar los dos cables que sujetan la pantalla (simplemente tirando de ellos). Un cable está en la zona inferior y se conecta a una pieza sujeta en la carcasa trasera de la pantalla (es el cable rosa que aparece en la foto anterior), y el otro es el largo que atraviesa la pantalla.

Hecho esto, quito todos los tornillos que sujetan la pantalla a los laterales y la retiro.

Hecho esto, simplemente tuve que seguir el proceso a la inversa. Primero fijarla a los laterales, luego conectar los cables (hecho esto ya pude probar su funcionamiento), luego colocar la parte trasera y por último el embellecedor.

Con todo esto hecho, sólo me quedó instalar un sistema operativo digno.

¡¡¡Y voila!!! Portatil funcional cuando en todos los sitios me decían que tirara con el portátil.

Share

Instrucciones para arreglar monitores CRT y TFT

Estos días estoy más que liado, pero he tenido un poco de tiempo para buscar información sobre pantallas TFT para portátiles (si consigo reparar una, podré tener un portátil funcionando dentro de poco).

Con la coña he llegado a encontrar mucha información interesante sobre pantallas, que tal vez sea de utilidad a alguien, así que ahí va:

Arreglar un pixel estropeado en un monitor TFT
Parece imposible, ¿Verdad? Pues la verdad es que con un poco de suerte puede que no sea tan complicado.

Antes de nada decir que no me puedo hacer responsable de los desperfectos que hagais en vuestros equipos, por lo que tendreis que entender que cualquier manipulación que hagais en ellos es bajo vuestra propia responsabilidad (De algo tienen que vivir los servicios técnicos).

Lo primero es saber si lo que tienes es un pixel muerto o un pixel… digamos… “rebelde” o atascado. Si el pixel en cuestión es siempre negro, estamos ante un pixel muerto por el que lo mejor que puedes hacer es rezar una oración rogando su eterno descanso. Si el pixel brilla de algún color (azul, rojo o verde) entonces estamos de suerte y podremos intentar darle una colleja para reanimarle.

Primero apaga el monitor con el ordenador y el monitor. Luego, con el monitor apagado coge un paño suave y presiona sobre la zona donde está ese pixel atascado. Ojo: intenta ser preciso presionando para que no dañar otras zonas y no te pases de fuerza, que te puedes cargar la pantalla. Ahora mientras haces fuerza, enciende el ordenador y el monitor. Cuando ambos estén completamente encendidos vete relajando la presión poco a poco y deberías tener el pixel ya recuperado.

¿Y por qué esto funciona? pues porque detrás de lo que ves en un TFT hay líquido que tiene que llegar a todos los píxeles. El líquido no había llegado a cubrir ese pixel en concreto y lo que has hecho presionando ha sido expandir el líquido para cubrir el pixel roto.

En fin… eso es muy sencillo ¿verdad? Vamos a cosas más interesantes.

Arreglar un monitor CRT con un taladro
¿A que suena bien?

Pues no es nada complicado. Este inventillo funciona cuando tienes un monitor CRT (de los de culo de toda la vida) magnetizado, es decir, con problemas en los colores que presenta. Normalmente es algo que produce por poner un iman potente cerca de la pantalla (es algo que también afecta a televisores).

Pues resolverlo es bastante sencillo. Necesitas un taladro, una broca de madera grande (de las que son planas en la punta) y dos imanes potentes. Juntas los imanes con cinta aislante en la punta de la broca y la colocas en el taladro. Luego pasas el taladro con una velocidad baja por delante del monitor y listo.

Share
Antiguas entradas

© 2018 Flopy.es

Tema por Anders NorenArriba ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR

Aviso de cookies