En un artículo anterior hemos visto la lista de programas que yo uso para hacer una instalación básica de un ordenador que utilice Windows como sistema operativo, y hemos podido ver que el software básico para un equipo de estas características no tiene por qué ser ni complicado de instalar, ni caro (hemos usado sólo programas gratuítos) ni hemos tenido que recurrir a «Cracks», «serials» ni programas piratas de ningún tipo.

Ya. Es que hay una cantidad de software disponible en Windows que no existe en otros sistemas. Ni Mac OS ni Linux cuentan con tantos programas como...

Para el carro Usuario Anónimo. En primer lugar, para GNU/Linux no necesitamos hacer ni siquiera una lista de este tipo, porque casi cualquier distribución de Linux suele traer preinstalado todo el software que puede necesitar un usuario doméstico, así que en ese aspecto gana por goleada. Mac OS sin embargo, aunque trae software preinstalado más que interesante (Tener instalado por defecto software como iMovie es un verdadero lujo), carece del software básico que suele ser necesario en el día a día.

Pero al igual que os dije en el artículo dedicado al software básico de Windows, la mayoría del software necesario suele ser común para cualquier tipo de uso que le vayamos a dar al equipo. Es evidente que un diseñador gráfico va a usar programas específicos que un usuario doméstico no va a usar, pero sin embargo la mayoría de los programas que usaría este diseñador serían comunes con ese usuario (programas para comprimir y descomprimir archivos, navegadores de internet, etc…) y al fin y al cabo lo que los distinguiría serían los programas específicos para su trabajo (como PhotoShop o Illustrator, que no deberían quererlos para nada un usuario medio).

Así que vamos a ver en este artículos que programas uso yo para tener una instalación básica en un Mac siguiendo el mismo esquema que hemos usado en el artículo sobre el software para Windows, siempre teniendo como objetivo no gastarnos ni un duro, intentando usar en la medida de lo posible sofware libre y sobre todo centrarnos en la seguridad de lo que nos descargamos, así que vamos a huir de páginas de descarga de software del tipo de Softonic o similares.

Sííí, pesaaaao. Ya nos dejaste claro en el artículo anterior que odias ese tipo de páginas y que sus descargas hacen que acabemos estropeando nuestro ordenador y nos crezcan pelos en las palmas de las manos. No te repitas, anda. 

Lo de los pelos creo que debes mirártelo.

Recordad que en el nombre de todos los programas que os recomendaré, tendréis un enlace que os llevará a la página de descarga oficial del programa en cuestión. Así no tendréis dudas para realizar la descarga. Venga. Empecemos pues.

1) Navegadores de internet.

En Mac OS el navegador que viene por defecto es Safari. La verdad es que es un lujazo de navegador por su rapidez y lo optimizado que está para el sistema (Consume poquísima batería comparada con el resto de navegadores). Sin embargo no está de más instalar algún navegador a mayores ya que nos ofrecerán unas cuantas ventajas añadidas. ¿Y sabéis qué? Que os voy a aconsejar exactamente los mismos que os aconsejé en Windows.

¿Pero qué me dices? ¿Entonces el Firefox que uso en windows me va a servir en Mac OS?

El mismo Firefox no, pero existe una versión para Mac OS que es idéntica. Yo siempre comparo estos temas con los juegos de las consolas. Si tienes una Playstation no vas a poder jugar a un juego de una Wii, por ejemplo. Sin embargo hay juegos que algunos desarrolladores crean para absolutamente todas las consolas y que se pueden jugar en cualquiera de ellas. Seguimos con el problema de que la versión de Playstation no se pueda jugar en una XBOX, pero hay una versión para playstation y otra para XBOX y ambas tendrán particularidades, pero son básicamente el mismo juego.

Versiones del mismo juego para consolas diferentes.

También habrá algunos juegos cuyo desarrollador sólo ha creado para una consola en concreto (No busquéis juegos de Mario, por ejemplo, en consolas que no sean de Nintendo), pero seguramente la competencia haya creado algún otro juego similar o de la misma temática para otras consolas.

Pues esto mismo pasa muchas veces con el software. A pesar de que hay software que sólo existe para Windows, mucho del software que podemos estar usando en Windows existe también en Mac OS. Solamente tenemos que bajarnos la versión adecuada para que funcione en nuestro sistema. Y en caso de que no exista ese programa en concreto puede haber otros programas que realicen la misma función. Vamos a ver el caso de los navegadores.

  • Mozilla Firefox: Es mi navegador favorito. Software libre (podemos revisar su código), gratuito y con funcionalidades muy interesantes. Es algo tragón de batería en los portátiles, pero también es el más seguro.
  • Google Chrome: Cada vez me gusta menos, porque es muy intrusivo (le damos demasiada información a Google cuando lo usamos) pero por desgracia cada vez más páginas sólo se ven bien en este navegador.
  • Opera: Nos da funcionalidades que no nos dan otros navegadores, como un bloqueador de publicidad o un VPN integrado.
Estoy impresionado. ¡Así que los programas que uso en windows existen para MAC! Esto no me lo esperaba. 

No te montes una película Usuario Anónimo, que no siempre va a ser así, y como muestra veamos los programas que os voy a recomendar para gestionar archivos.

2) Gestión general de archivos.

Al igual que en Windows, Mac OS no tiene software de demasiada calidad ni para grabar CD’s ni para comprimir y descomprimir archivos. Sí que es algo que se puede hacer con el propio sistema operativo, pero resulta muy útil usar otro tipo de software para estas labores. Veamos el software que uso yo para estos casos.

Pero espera... me estás hablando de grabar CD's. ¿Sabes que los Mac actuales no tienen grabadora?

Efectivamente. Ningún Mac nuevo dispone hoy en día de lector óptico, pero por menos de 20 euros te puedes comprar una unidad externa como ésta en Amazon. Además, puede ser que quieras reinstalar un mac de los que aún tenian unidad de DVD, por lo que este tipo de programas aún están en plena vigencia. Vamos a verlos.

  • Burn: Nos permite grabar CD’s y DVD’s . Es de código abierto y completamente gratuíto, por lo que tendremos actualizaciones contínuas.
  • Disco: Es la APP que he usado hasta Mac OS Mojave para grabar discos, aunque tiene varios problemas: por un lado no es software libre. Además el desarrollador no ha sacado ninguna versión actualizada, por lo que por el momento no tiene versión compatible para Mac OS Catalina. Además es un software de pago, pero al discontinuarlo el desarrollador decidió dar licencias gratuítas, por lo que si tienes un Mac con Mojave o inferior es una buena opción, ya que funciona de fábula.
  • iPackr: Este programa se baja directamente desde la app store. Es gratuíto y te permite comprimir y descomprimir un montón de formatos de archivos de forma muy visual.
  • Keka: Se trata también de un programa para comprimir y descomprimir archivos. Es más complicado de usar y menos gráfico que iPackr, pero mucho más potente. Hay una versión de pago en la app store y una completamente gratuita e igualmente funcional en su página web, así que descargadlo desde esta última vía.

3) Manejo de archivos PDF

Esta categoría podemos dejarla vacía, así que vamos a ir al punto cuatro para…

¿Cómo que vas a dejarla vacía? ¿No piensas instalar ni un mísero Adobe Reader?

Tú lo has dicho Usuario Anónimo. Tal y cómo hemos dicho en el artículo en el que hablamos del software recomendable para Windows, Adobe Reader es un verdadero monstruo del que hay que huir siempre que se pueda (al igual que de la mayoría del software de Adobe). Los Mac tienen en su sistema operativo una tecnología llamada «Quartz» que hace que un usuario medio pueda prescindir por completo de ese software, así que eso es lo que vamos a hacer.

En todo caso voy a pararme a explicar por qué a un Mac no le hace falta Adobe Reader para nada y lo haré de forma que lo pueda entender todo el mundo (así que perdonadme los más entendidos). Para ello tengo que contaros una pequeña historia.

Allá va otra vez el abuelo Cebolleta a contar sus batallitas. ¿Pero quieres ir al grano, por favor?

Antes del segundo advenimiento de Jobs a Apple, éste había creado una empresa llamada NeXT Computer que hacía ordenadores muy buenos… y muy caros (el bueno de Jobs nunca pensó en nuestros bolsillos). El sistema operativo que corrían era «NextStep«, que fue en lo que posteriormente Apple basó el núcleo del sistema operativo de los Mac. NextStep, para dibujar los gráficos que mostraba en pantalla, usaba un sistema llamado «Display Postcript» que llevaba en su programación todo lo necesario para trabajar con archivos PDF. Se podría decir que cualquier elemento que se mostraba en pantalla el propio sistema podía transformarlo directamente a PDF sin ningún programa de por medio, porque todo lo necesario para leer y escribir este tipo de formatos estaba ya implementado en su programación (en realidad era mucho más que eso, pero recordad que quiero simplificar para no enrollarme demasiado). Adobe tenía muchas patentes de ésta tecnología, por lo que apple tenía que desembolsar una gran suma de dinero en licencias por cada ordenador que quisiera vender con este sistema operativo.

Cuando Jobs pasó a Apple y se comenzó a crear Mac OS X, se dieron cuenta de que el nuevo sistema operativo iba a costar un pastizal porque tenían que pagar estas licencias a Adobe por cada Mac OS X que fueran a vender. Así que decidieron armarse con un batallón de programadores y crear ellos un «clon» de Display PostScript que no usase nada del código de Adobe y que hiciera la misma función, al que llamaron Quartz. Este sistema está tan integrado en las tripas de OSX que os va a permitir previsualizar cualquier pdf esté dónde esté, hacerle pequeñas ediciones, crear archivos PDF desde cualquier programa… Así que ese es el motivo por el que en Mac no necesitamos ni Adobe Reader, ni GIOS, ni PDF Creator ni nada por el estilo: simplemente porque el propio sistema operativo ya integra todo lo necesario para usar el formato PDF.

¡Impresionante! Ahora entiendo por qué no vas a recomendarnos ningún programa para manejar PDF. Vamos entonces al siguiente punto, porque...

Sólo por llevarte la contraria voy a recomendarte un pequeño programa.

Tú a mi me tienes manía ¿no?

En fin… sé que os dije que voy a recomendar software gratuito o libre, pero este que os voy a decir está en la App Store, es seguro, muy útil y… es de pago, aunque muy muy barato (2’29€), por lo que aunque es opcional instalarlo o no (porque no suele ser necesario para el común de los mortales), si jugueteas con archivos PDF frecuentemente te va a merecer la pena la pequeña inversión. Se trata de «PDF Toolkit +«.

Es una aplicación muy simple que te permite combinar varios archivos PDF en uno sólo, separar un PDF en varios archivos, extraer texto e imágenes de archivos PDF y comprimirlos para que ocupen menos. Repito… la compra es completamente opcional, aunque me parezca interesante.

4) Ofimática

¡Uy! Aquí los Mac llevan las de perder, porque como el Office de los Mac es tan distinto...

Calla, calla. Acabas de recordarme el caso de un amigo mío que me decía día sí y día también que el Office del Mac no tenía nada que ver con el de Windows… y resulta que estaba usando un programa que nada tenía que ver con el paquete office de Microsoft.

Al igual que en los equipos con Windows, en los Mac existe el paquete office de Microsoft (sí, hay Word, Excel, Outlook, Powerpoint…), y aunque tiene sus peculiaridades, los menús y opciones de cada uno de estos programas están en los mismos sitios que en Windows.

¿Seguro que no nos hemos visto en algún otro sitio?

¿Problemas del paquete office de Microsoft? Que no cuenta con todos los programas que tiene el Office de Windows (las ausencias más notables son Publisher y Access) y sobre todo el precio, que se me antoja excesivamente caro.

Así que vamos a buscar software que nos permita realizar tareas ofimáticas de calidad y que no nos cueste un dineral.

  • LibreOffice: De nuevo voy a recomendaros un programa del que ya hablamos en el artículo sobre Windows. LibreOffice es una completísima suite ofimática con la que podréis hacer prácticamente lo mismo que se puede hacer con la suite de Microsoft.
  • Suite iWork de Apple. Es un conjunto de tres programas que podréis descargar gratuitamente desde la App Store. Pages se trata de un procesador de textos que también sirve para maquetar pequeños proyectos. Numbers es una hoja de cálculo muy vistosa. Y Keynote…. Keynote es simplemente el mejor programa que existe para hacer presentaciones.
Oye... la suite de iWork parece a priori muy interesante. ¿Seguro que puedo hacer lo mismo con los programas de iWork que con el Office de Microsoft?

Rotundamente NO.

Vaya... no es la respuesta que esperaba. 

Me lo imaginaba. El tema es que el planteamiento de la suite ofimática de Apple es completamente distinto al de la gran mayoría de suites ofimáticas. Al fin y al cabo todas las suites quieren parecerse al Office de Microsoft, pero la suite de Apple no tiene ese complejo. El manejo de los distintos elementos es muy diferente, por lo que si estás acostumbrado a Office vas a notar dificultades para acostumbrarte a iWork. Sin embargo eso es también una gran ventaja. Por ejemplo Pages trata las imágenes de forma mucho más lógica dentro de los textos (A quién no le pasó añadir un espacio a un texto de varias páginas en Word y estropear todo el documento). Y las presentaciones de Keynote son simple y llanamente espectaculares.

Pero a estas suites les falta un programa que sí que tiene la de Microsoft, que es el Outlook. ¿No nos vas a recomendar algún cliente de correo que lo sustituya?

El cliente de correo que ya viene con Mac OS, Mail, es un programa lo suficientemente completo y potente para la gran mayoría de gente. Si quieres funcionalidades distintas podría recomendarte Spark, aunque el planteamiento es bastante diferente a lo que suele verse en equipos de escritorio y se acerca más a los clientes de correo para móviles.

5) Retoque gráfico y maquetación

En cuanto a maquetación a nivel doméstico, en esta categoría podría recomendaros de nuevo Pages (Es impresionante la de cosas que se pueden hacer con este programa), pero de nuevo en esta categoría vamos a ver muchos programas que nos van a sonar del artículo sobre Windows.

  • Gimp: es un programa más que excelente para hacer retoques a fotografías. Lo uso día sí y día también para retocar imágenes, como las que podéis ver en este blog.
  • Krita: el complemento perfecto para Gimp. Diseñado originalmente para crear cómics, pero hoy en día se ha convertido en una navaja suiza para retocar y crear imágenes.
  • Scribus: Un gran programa para maquetar y diseñar publicaciones completamente gratis.
  • ResizeIt: Un simple y a la vez excelente programa para redimensionar imágenes por lotes.
Espera... ¿No te falta Inkscape? En el tutorial de windows lo recomendaste y veo que hay una versión para Mac OS. 

Tienes razón. Efectivamente Inkscape tiene una versión para Mac OS. Sin embargo recordad que en Windows para lograr que inkscape funcionase con normalidad había que instalar un complemento llamado Ghostscript. En Mac OS se puede instalar, pero es necesario instalarlo desde el terminal y la instalación es bastante larga así que de entrada no os lo voy a recomendar, a no ser que tengáis experiencia con el terminal. Si es así, entonces ya estáis tardando en instalarlo.

6) Comunicaciones y mensajería

Aquí volvemos a tener las mismas aplicaciones que en el artículo de Windows.

  • Telegram desktop: Olvídate de Whatsapp. Tus mensajes serán más seguros y tendrás un montón de funcionalidades interesantes que no hay en WhatsApp.
  • WhatsApp desktop: Intenta olvidarte de WhatsApp. No respeta tu privacidad y probablemente tus conversaciones acaben supervisadas en Facebook. Pero mientras tanto, esta aplicación puede serte de mucha utilidad.
  • Skype: Sí. Existe una versión de Skype para Mac OS y funciona sin problemas. Muy aconsejable para realizar videoconferencias entre sistemas diferentes (ya que para realizarlas entre equipos de Apple FaceTime es la mejor opción).

7) Multimedia.

De nuevo volvemos a ver viejos conocidos del artículo en el que hablamos de los programas recomendados para Windows.

  • VLC: Reproductor de vídeo multiformato. Aún no llegó a mis manos un archivo de vídeo que no pudiera reproducir, y lo mejor es que está disponible en cualquiera de las tres grandes plataformas (Windows, Mac y Linux)
  • Spotify: Tener toda una biblioteca musical gratis a cambio de publicidad entre canción y canción es un lujo. Y si odias la publicidad, siempre puedes animarte a pagar una suscripción. Este programa debería ser obligatorio en cualquier sistema operativo.
  • Audacity: Es un editor de archivos de audio que posibilitará que les puedas hacer mil diabluras: subir o bajar el volumen en el que está grabado, efectos, mezclas… aún no se me ha dado el caso de necesitar editar un archivo de sonido y no poder hacer lo que quería con Audacity.
  • HandBrake: Con este programa podrás cambiar el formato o la compresión a cualquier archivo de vídeo. Ideal para adaptar películas o series para visualizarlas en móviles o tablets.

8) Otros programas

Aquí vamos a juntar todos los programas que no podemos clasificar en el resto de categorías.

  • MacPass: Para mi cada día es más necesario. Se trata de un completo gestor de contraseñas. Con él, podréis usar contraseñas distintas en cada sitio, minimizando riesgos de seguridad. Tenéis una completa guía de cómo usar este programa en este artículo.
  • Google Earth Pro: Se trata de un perfecto complemento para la aplicación «mapas» de vuestro Mac. Con él podréis obtener vistas aéreas de la mayor parte del planeta.
  • Dropbox: Tal vez la nube de archivos más famosa de todas, y compatible con cualquier sistema operativo.
Oye... ahora se te ha olvidado añadir a Java en esta lista. De nada. 

La verdad es que ha sido algo intencionado. Así como sí que procuro tener instalado Java en las instalaciones de Windows, no suelo hacerlo en Mac OS. Aún a pesar de que algunas páginas de administraciones públicas aún lo piden, la verdad es que no me gusta «contaminar» un mac con un software que ha demostrado tener problemas de todo tipo, así que en todo caso la instalación o no de este programa os la dejo a vuestro criterio. Podéis descargarlo de aquí en todo caso.

Venga, vale. Pero ¿Y el antivirus?

Has estado atento. Efectivamente… nos falta un antivirus, que nunca está de más. Existe una creencia popular acerca de que un MAC no se puede infectar con malware. Si bien la gran mayoría de infecciones se producen en equipos windows, la gran popularidad que han alcanzado los Macs durante los últimos años ha propiciado la aparición de amenazas contra las que debemos estar preparados.

Sin embargo reconozco que me resulta difícil recomendaros algún antivirus para este sistema. Hace unos cuantos años os hubiera recomendado ClamXav, que era un antivirus gratuito que no quedaba residente en memoria (Sólo escanea los ficheros que le digamos que escanee), pero desgraciadamente el desarrollador lo hizo de pago. En ese momento os hubiera recomendado Kaspersky Virus Scanner, que estuvo disponible mucho tiempo de forma gratuita en la Mac App Store, pero que el desarrollador también discontinuó (hoy ya no se puede encontrar en esta tienda de aplicaciones).

Posiblemente hoy la mejor opción en este sentido, sin tener que gastarnos un duro, sea el BitDefender Virus Scanner, que podéis bajaros desde la Mac App Store. En todo caso, si optáis por alguna otra solución, es muy importante que no os desviéis demasiado a programas que no sean de confianza. Los antivirus suelen ser piezas críticas en el equipo y no es una buena medida instalar antivirus poco conocidos, ya que puede que en lugar de resolver problemas creen otros nuevos.

9) Conclusión

Como habéis visto en cuanto al software básico un Mac no es tan diferente a un PC con Windows. Además no debemos perder de vista que en un MAC es increíblemente sencillo instalar Windows.

Un PC de marca (HP, Lenovo, Asus…) ya suele venir con Windows instalado, pero lleno de software basura. Lo ideal para poder utilizarlo con tranquilidad suele ser formatearlo e instalar Windows manualmente. Sin embargo hay que buscarse la vida para encontrar los drivers. Incluso éstos muchas veces vuelven a instalar programas indeseables.

En un Mac, si compras una licencia de Windows, sólo tienes que ir a la carpeta «utilidades» y ejecutar «Boot Camp» para instalar Windows en una partición separada. El asistente de Boot Camp se encargará de instalar todos los drivers necesarios y no instalará ni un programa no deseado, con lo que una de las mejores opciones para usar Windows es… ¡Usarlo en un Mac!

Y tú ¿Usas algún otro programa que consideres básico en cualquier instalación de un Mac? Cuéntanoslo en los comentarios.

Share